Inicio > Porsche > Cayman > Pruebas y analisis > Prueba Porsche 718 Cayman GTS 2020 (primer contacto)
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Prueba Porsche 718 Cayman GTS 2020 (primer contacto)

Por John Rivas

Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto delantera

Con los tiempos que corren, prácticamente es un 'notición' asistir al lanzamiento de un modelo deportivo, con motor de gasolina potente, prestaciones de vértigo, cambio manual… Es como ir contracorriente, pero lo cierto es que apetece, más cuando se trata de un Porsche. Y es que esta marca nació con alma de competición. Enfocada en sus inicios al mundo de las carreras, fue en 1963 cuando inauguró la gama GTS, con el 904 Carrera como protagonista, un vehículo que sin dejar su espíritu competitivo, sí que dulcificaba en parte su potencial y confort para resultar más atractivo en el uso diario. Lo cierto es que desde entonces estas siglas se han ido asociando a todos sus modelos, desde el icónico 911 Carrera, hasta los vehículos de corte más familiar, como el Cayenne, el Panamera o el Macan.

Porsche vive en una compleja personalidad bipolar. Por un lado las circunstancias actuales le obligan a lanzar modelos totalmente eléctricos, como el Taycan, pero a su estela también estrena la última saga GTS, que salpica de lleno al 718 Cayman y a su alma gemela con techo eléctrico de lona, el coqueto 718 Boxster. Y estos dos modelos son los que hemos tenido ocasión de probar antes de que lleguen a los concesionarios a finales de marzo.
 
Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto trasera
 
Muchas son los cambios introducidos. El principal, sin duda, es el motor. La anterior variante GTS de estos gemelos montaba un bloque de 2.5 litros y cuatro cilindros turboalimentado que no llegó a conectar del todo con los más ‘tifosi’ de la marca. Ahora el giro es radical porque se apuesta por un propulsor 4.0 atmosférico de seis cilindros bóxer que deriva del Cayman GT4. Palabras mayores. Arroja una potencia de 400 CV, 20 menos que el GT4 y el 718 Spyder, y 50 CV más que las variantes S. Además, supera en 35 CV al anterior GTS. Presume de inyección directa, inyectores piezoeléctricos, admisión variable y un sistema de desconexión automática de cilindros. Y gran parte de su atractivo reside ahí, situarse entre las variantes más convencionales y los ‘intocables’ Turbo.
 
Para gestionar todo ese potencial se recurre a una prodigiosa caja manual de seis relaciones, que encauza la motricidad a las ruedas traseras. Además de una precisión exquisita de su corta palanca, contempla una función dinámica de doble embrague al reducir. 
 
Otra de las modificaciones salpica al sistema de escape deportivo, ahora con una doble salida separada como en los ya mencionados 718 Cayman GT4 y 718 Spyder. Su nuevo diseño reduce la contrapresión de los gases y un sistema de válvulas activo provoca que el sonido de esta nueva gama GTS enganche de verdad, con una sinfonía que es una ‘delicatessen’ para los oídos.
 
Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto frenos carbocerámicos
 
De serie tanto el Cayman GTS como el Boxster GTS incorporan suspensión deportiva Porsche Active Suspension Management (PASM) con un chasis rebajado 20 milímetros (en opción se puede rebajar otros 10 mm extra), el control vectorial de par Porsche Torque Vectoring (PVT) y un autoblocante mecánico trasero. Seguimos. También contempla un control de estabilidad con un modo Sport independiente, el paquete Sport Chrono con los ajustes Normal, Sport, Sport Plus e Individual, una dirección electromecánica un 10 por ciento más directa y unos discos de freno de acero ventilados y perforados más generosos con pinzas en color rojo. Si no es suficiente se ofrecen otros carbocerámicos que se distinguen por las pinzas amarillas. Eso sí, tras pagar 8.349 euros en la carta de opciones. Los neumáticos delanteros calzan gomas 235/35 ZR 20 y los traseros 265/35 ZR20 detrás.
 
Comenzamos nuestra toma de contacto con el 718 Boxster GTS por un trazado tan sinuoso como transitado por ciclistas y motos, debido a la jornada dominical. No viene mal para realizar una conducción más sosegada, disfrutando de la increíble respuesta lineal del motor desde bajo régimen, gracias a sus 420 Nm de par máximo. En ocasiones no hace falta ni cambiar de relación porque aguanta con la engranada en un amplísimo régimen de giro.
 
Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto interior
 
Disfrutamos del paisaje y de un consumo medio en el trayecto que registró 11,5 litros (homologa 10,8 litros cada 100 kilómetros). Y no fuimos capaces de percibir cuándo funcionaba sólo con tres cilindros. Sabemos que el sistema los desconecta cuando el motor gira sin esfuerzo entre 1.600 y 2.500 revoluciones y con apenas 100 Nm de par. En ese momento interrumpe la inyección en una de las bancadas de los cilindros, funcionando con sólo tres de ellos. El banco de cilindros cambia cada 20 segundos para asegurar una carga uniforme y un óptimo caudal a través de los catalizadores.
 
Después de la calma… la tempestad. Sí, por ese orden. La traca final la teníamos con el 718 Cayman GTS en el circuito de Estoril, libres de tráfico, con todo el trazado para nosotros y asesorados por expertos para sacar todo el jugo al vehículo. Normas para salir a pista y a jugar. Nos acomodamos en los asientos tipo 'bacquet' de fibra de carbono, arrancamos e iniciamos los primeros metros. Lo hacemos con el modo Normal en el asistente de conducción, el más blandito. Nos sirve para ir calentando el conjunto y los neumáticos, coger referencias en las trazadas y poner a punto los frenos carbocerámicos que porta nuestra unidad.
 
En el segundo giro activamos el modo Sport y el motor responde con un sonido más contundente y deportivo, todo parece ser más inmediato, la dirección responde por donde se le dice, el tren delantero entra sin rechistar... En las dos últimas vueltas lanzadas giramos el mando del volante a la posición Sport Plus para rodar ya con 'todo'. La única barrera es la eléctrónica, que no nos dejan desconectar por completo porque la lluvia es más persistente. Giros abiertos, cerrados, subidas, bajadas, frenadas increíbles y un cambio que es un delicia. Rápido, preciso y con cortos desplazamientos de la palanca, es el cambio por excelencia en este escenario, con un efecto punta-tacón que añade un golpe de gas al reducir.
 
 
Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto trasera
 
El perfecto reparto de pesos al montar el propulsor en posición central provoca que sea neutro hasta la saciedad. Sólo la zaga se descontrolará si damos gas al salir de una curva antes de tiempo. Es un primor ver y escuchar como en un parpadeo el motor sube hasta las 7.800 rpm con un sonido que invita a no aflojar. Tercera, cuarta, quinta casi a fondo a final de la recta principal y 243 km/h de velocidad máxima registrada, frenada contundente, giro cerrado a derechas y vuelta a empezar. Lo malo es que a mitad de vuelta se acaba la diversión con el fin de refrigerar frenos y demás. Es el único instante en el que hemos podido engranar la sexta relación del cambio. La transmisión PDK de doble embrague será más eficiente y quizás más rápida en pista, sin duda más confortable en el día a día, pero durante esos giros no la hubiéramos cambiado por la manual ni de broma.
 
Nos bajamos del 718 Cayman GTS con la sensación de que hemos ido rápido, ‘piloto’ por un día... hasta que tenemos la posibilidad de sentarnos poco después al lado de Mark Webber. Eso ya sí que son palabras mayores. El ex piloto de Fórmula-1 nos da un par de vueltas como si tal cosa, pero nos agarramos con fuerza porque eso sí que es correr de verdad. Libre de ataduras electrónicas, el Cayman GTS vuela literalmente por la pista, con trazadas perfectas, subiéndose al milímetro por los pianos, cruzándose de lado a lado… Un locura porque ahí sí que están los verdaderos límites del vehículo. Cada uno en su sitio, o zapatero a tus zapatos que dicen los más sabios. Con tanto lío se me olvidaba señalar tres datos de suma importancia: la velocidad máxima que alcanza este modelo es de 293 km/h y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,5 segundos. Y el peso en vacío del conjunto es de 1.405 kilos.
 
Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto lateral

 

Medidas del Porsche 718 Cayman GTS 2020

El 718 Cayman GTS difiere ligeramente en sus medidas respecto al resto de la gama debido a sus detalles estéticos. Mide 4,405 metros de largo, por 1,801 de ancho, mientras que la altura se limita a 1,276 metros debido a su chasis rebajado. La distancia entre ejes es de 2,475 metros. El negro es el color predominante en esta versión a nivel de detalles, focalizado en el carenado delantero, las tomas de aire, el fondo de los faros, el remate de las llantas, o el difusor trasero con las nuevas salidas de escape.
 

Interior y maletero del Porsche 718 Cayman GTS 2020

El negro también domina un interior rematado en Alcántara en los dos asientos eléctricos que sujetan a la perfección, el salpicadero, la consola central, los montantes delanteros, el techo, el volante… El cuadro de mandos hace guiños digitales, pero los justos. Sigue dominando una esfera central que da prioridad al régimen de giro del motor, escoltada por un generoso velocímetro que marca hasta 330 km/h y una tercera esfera, ésta ya sí digital y configurable en su información.
 
La pantalla táctil de 7 pulgadas del salpicadero quizás se queda algo pequeña para lo que estila ahora, y está algo baja en su ubicación. No es un problema si vamos de paseo, pero si incrementamos el ritmo obliga a desviar la mirada más de lo que nos gustaría. De serie se ofrece el módulo de comunicación Porsche Communication Management (PCM), que contempla órdenes por voz y un control gestual si fuese necesario. Y a la sinfonía del motor en nuestra unidad se añade un equipo de sonido Bosé de alta fidelidad que es una delicia, pero opcional. Por cierto, la consola central quizás tenga un exceso de mandos, más propio de un avión que de un coche deportivo.
 
La particularidad del motor central ofrece la posibilidad de contar con dos espacios para dejar el equipaje u objetos. En la parte delantera ofrece 150 litros, mientras que detrás contempla otros 270 litros más. Sumados es más volumen que el que ofrecen algunos vehículos compactos, y en nuestro caso se reparte sólo entre dos plazas.
 
Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto asientos

 

Seguridad del Porsche 718 Cayman GTS 2020

La dotación en seguridad no es precisamente lo mejor. Porta más bien lo justo y se hace cuesta arriba tener que pagar aparte por elementos como un indicador de los límites de velocidad, un control del ángulo muerto, un asistente de cambio carril o una simple cámara trasera, algo que es habitual en la dotación de serie en muchos modelos generalistas.
 

Precio del Porsche 718 Cayman GTS 2020

Y es difícil asimilar las 'carencias' en su dotación de serie cuanto la factura final a pagar por esta joya es de 94.580 euros, cifra que se incrementa hasta los 96.888 euros si nos decantamos por el 718 Boxster GTS. 
 
Porsche 718 Cayman GTS 2020, foto salpicadero

 

Opinión sobre el Porsche 718 Cayman GTS 2020

Sinceramente cuando pruebas esta versión GTS quizás no haga falta más a nivel de prestaciones o dinámica porque es un deportivo de bandera. Cierto que el GT4 nos da más y que cada uno se pone el límite donde quiere o le permite el bolsillo, pero...
Autor:
17309
Publicado el: 18/02/2020
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!