Inicio > Mercedes-Benz > Clase S > Pruebas y analisis > Mercedes-Benz Clase S 2020. Salón sobre ruedas
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Mercedes-Benz Clase S 2020. Salón sobre ruedas

Por John Rivas

¿Cómo es el nuevo Mercedes-Benz Clase S 2020?

Mercedes-Benz Clase S 2020, foto delantera

La  nueva Clase S de Mercedes-Benz quizás sea la berlina más avanzada del mundo, en ese particular duelo que protagoniza con la Serie 7 de BMW, el Audi A8 o el Lexus LS. Cada vez que alguno de ellos sale la mercado, lo hace con todo el potencial que la marca tiene tecnológicamente en ese momento. Es el caso de la séptima generación de nuestro protagonista, por derecho propio el vehículo quizás más avanzado del mundo. Presenta mejoras en seguridad, confort, asistentes de conducción y eficiencia… una batería de mejoras para disfrutar al volante o en cualquiera de sus plazas, ya que también está orientado a sentirse como en casa para los que se puede permitir el lujo de desplazarse con chófer. 

 
De hecho mantiene las dos variantes de carrocería, la estándar con 3,11 metros de distancia entre ejes, y la larga, que estira la batalla hasta los 3,22 metros. Eso se traduce en una ganancia de 71 y 51 milímetros, respectivamente, respecto al modelo anterior. En cualquier caso es uno de los modelos más aerodinámicos del momento, con un Cx de 0,22, pese a que ha aumentado su superficie frontal.
 

Medidas del nuevo Mercedes-Benz Clase S 2020

Mercedes-Benz Clase S 2020, foto lateral
 
También modifica el resto de sus dimensiones el buque insignia de Mercedes. Ahora alcanza los 5,18 metros de longitud (54 milímetros más que antes), 1,95 de ancho (+55) y 1,50 de altura (+10). La carrocería larga también estira esas medidas hasta los 5,29, 1,95 y 1,50 metros, respectivamente, con incrementos de 34, 55 12 milímetros en las tres dimensiones.
 

Interior del nuevo Mercedes-Benz Clase S 2020

Asimismo, incrementa la habitabilidad en su interior. Este auténtico salón sobre ruedas presume ahora de hasta 41 milímetros más de espacio para las piernas detrás (+24 en la variante larga), hasta 23 milímetros más de holgura en cota de anchura a nivel de los codos, y hasta 16 más en altura hasta el techo también detrás. Los asientos cuentan con el certificado AGR de la asociación alemana de ergonomía y las butacas delanteras presumen de hasta ¡19 motores! para sus diferentes reglajes eléctricos, masajes, ventilación… Señalar que la capacidad del maletero es de 550 litros en las dos carrocerías, con una ganancia de 20 litros frente a la generación anterior.
 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto del interior
 
A nivel global 9 de cada 10 unidades que se venden son con carrocería larga. Esa proporción prácticamente se invierte en España porque el perfil del comprador es un conductor que desea disfrutar al volante, más que relajarse en las plazas traseras. En cualquier caso se podrá disfrutar de la nueva avalancha tecnológica que trae consigo. Vamos con ella. La nueva generación del sistema MBUX es en parte ‘culpable’. Gracias a su capacidad de aprendizaje analiza mediante cámaras a los ocupantes para asimilar sus deseos. Estudia los gestos de las manos, de la cabeza, de la vista… para activar funciones de iluminación, de las cortinillas de las ventanas, el reglaje de los retrovisores, la apertura del techo eléctrico…
 

Reconocimiento biométrico

Si por fuera el aspecto es más dinámico, el interior es nuevo de arriba a abajo. Abandona la doble pantalla digital conjunta y presenta nada menos que cinco pantallas, tres de ellas en las plazas traseras. La del salpicadero es de 12,8 pulgadas de serie, táctil, tiene disposición vertical y porta tecnología OLED. Esto quiere decir que tiene más definición y presume de un ahorro energético del 30 por ciento respecto a una similar de LCD. Presenta autentificación biométrica mediante reconocimiento facial (opcional), huella dactilar, PIN, control por voz… 
 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto salpicadero
 
Al volante disfrutamos del nuevo cuadro de mandos con efecto 3D. Al sentarnos nos analiza mediante seis sensores la posición de los ojos y cuando dan el OK, la información se presenta con una profundidad de campo tan vistosa como intuitiva, sobre todo cuando en el cuadro digital, configurable al gusto, elegimos la opción navegación. Esta función también se puede escoger en el nuevo Head-up Display, que goza de realidad aumentada. En su versión más avanzada nos presenta la información con un efecto como si estuviera 10 metros por delante del vehículo. Así se evita que nos distraigamos y mediante flechas activas orientativas nos indicará la dirección a seguir cuando lleguemos a una intersección, cruce, rotonda o punto problemático. Más intuitivo, imposible. Además, el conductor puede seguir el funcionamiento en tiempo real de todos los asistentes de conducción reflejados en el cuadro de mandos.
 

Eje trasero direccional

Mercedes-Benz Clase S 2020, foto trasera
 
Otro punto tan atractivo, como práctico y dinámico, es el nuevo sistema de dirección en las cuatro ruedas (opcional). No hay que pasar por alto que hablamos de una berlina que ahora mide 5,18 metros (5,29 con carrocería larga). Son 54 y 34 milímetros más, respectivamente, que en el modelo anterior. También incrementa la anchura hasta los 1,92 metros con las manillas de las puertas escamoteables que porta de serie y que quedan perfectamente enrasadas al iniciar la marcha. Pues a pesar de esas dimensiones se maneja como un compacto por la ciudad. El eje trasero direccional presenta una opción Performance, que gira como tope hasta 4,5 grados las ruedas traseras, y otra enfocada a la maniobrabilidad, que incrementa el giro hasta los 10 grados. Con esta última el diámetro de giro de la nueva Clase S se reduce en dos metros, de 12,8 a 10,9, presentando prácticamente el mismo que un Clase A. Callejear y aparcar no es problema para este verdadero portaaviones.
 

Airbags frontales en ¡las plazas traseras!

De serie la nueva Clase S monta la suspensión neumática AIRMATIC, que es un seguro en cuanto a confort y seguridad. El tren de rodaje E-ACTIVE BODY CONTROL es capaz en milésimas de segundo de aumentar la altura del vehículo si detecta un impacto lateral, con el fin de proteger a los ocupantes de ese lado. Además, incorpora un airbag central entre las butacas delanteras y es el primer modelo del mundo que monta airbags frontales en las plazas traseras. Instalados en los respaldos de las butacas, se despliegan en dos fases, y siempre que los ocupantes de las plazas laterales de la zaga tengan abrochados los cinturones.
 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto airbag frontal trasero
 
En su dotación de serie también contempla los faros matriciales MULTIBEAM LED, pero si nos parece poco se puede optar por los sofisticados DIGITAL LIGHT, que añaden tres Led de alta potencia por faro y pueden proyectar información y símbolos sobre la calzada para advertir al conductor.
 

Conducción autónoma nivel 4

En un vehículo tan avanzado la conducción autónoma también está muy desarrollada. De hecho presenta hasta un nivel 4, que no requiere la presencia del conductor en el interior, en algunas funciones de aparcamiento. El sistema INTELLIGENT PARK PILOT ya se puede utilizar en algún aparcamiento en Alemania, cuyo requisito es tener la denomina tecnología AVP. Así, desde el smartphone se puede gestionar el trayecto del vehículo hasta una plaza libre o solicitar que el vehículo llegue desde esa plaza hasta el sitio donde nos encontremos. Esta función queda preinstalada en el vehículo para poder activarla el día que esté preparada en otros mercados.
 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto pantalla salpicadero
 
Por su parte, el asistente DRIVE PILOT ofrece un nivel 3 de conducción autónoma. Esto nos permitirá desde la segunda mitad de 2021 desplazarnos de manera totalmente autónoma en condiciones de tráfico denso y siempre hasta los 60 km/h. De esta manera podremos consultar el correo electrónico o realizar una videollamada, por ejemplo, mientras el vehículo se ‘come’ solito el atasco.
 

Gama de motorizaciones

La gama de motores contempla prácticamente todo tipo de tecnologías. En España las variantes turbodiésel son las más apreciadas y exitosas. En este sentido la nueva Clase S ofrece dos opciones: el S 350d, que rinde 286 CV y 600 Nm de par máximo, y el S 400d, con 330 CV y 700 Nm. En ambos casos se recurre a un bloque 3.0 de seis cilindros. Los que prefieran gasolina la variante S 500 presenta un sistema híbrido ligero de 48V que rinde 435 CV y 520 Nm. También recurre a un bloque 3.0 de seis cilindros en línea y conquista la etiqueta medioambiental ECO. El sistema eléctrico ISG consta de un generador-alternador que rinde 22 CV y que sirve de apoyo al bloque térmico, pero nunca mueve por sí solo el vehículo. Tiene limitada la velocidad máxima a 250 km/h y el consumo medio homologado es de 8,1 litros en ciclo WLTP. Es una cifra muy atractiva, pero no llega a la efectividad de los diésel, que homologan 6,7 litros de media.
 

Híbrido enchufable con etiqueta 0 emisiones

 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto cargador del híbrido enchufable
 
En todos los casos el cambio es automático 9G-TRONIC con convertidor de par y nueve relaciones, y la tracción total 4Matic es de serie en las dos variantes más potentes. La versión de acceso en diésel ofrece propulsión trasera o tracción total. La oferta se ampliará a comienzos de 2021 con la llegada de potentes motores V8 o un eficiente híbrido enchufable que arroja una potencia total de 510 CV, fruto del trabajo conjunto de un motor térmico de gasolina de 367 CV y otro eléctrico que aporta 150. Presume de una autonomía exclusivamente eléctrica de hasta 103 kilómetros en ciclo WLTP gracias a la energía que le proporciona una batería de iones de litio de 28,6 kWh de capacidad. Esta se puede recargar en una toma de 60 kW en apenas 30 minutos. El consumo medio homologado en ciclo WLTP oscila entre 0,8 y 1,3 litros y su etiqueta medioambiental es 0 emisiones. 
 

Así va el nuevo Mercedes-Benz Clase S 2020

Tuvimos ocasión de probar la variante S 500 4Matic con su novedoso sistema híbrido de 48V. Llama la atención la suavidad al iniciar la marcha, en tráfico urbano y ya lanzado en carretera. Su gran insonorización nos aísla del exterior. El cuadro en 3D nos da una profundidad de campo ideal para seguir la navegación o diversa información, que se completa con la que ofrece el Head-up Display con realidad aumentada. Es imposible despistarse o perderse. Afrontamos un largo tramo de autopista y el único ‘pero’ es evitar superar los 120 km/h porque acariciando el acelerador ya se dispara y no somos conscientes de a la velocidad que vamos porque dentro reina la calma.
 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto delantera
 
Más tarde nos divertimos en un tramo de carretera con curvas, perfil rompepiernas y hasta zonas con asfalto irregular. Da igual. No parece que vayamos en un vehículo de 5,18 metros y 2.045 kilos. El asistente de conducción nos ofrece los perfiles Eco, Comfort, Sport y Sport+. En este último el cambio, la dirección y la suspensión se alían para que todo sea más inmediato y en ocasiones hasta oímos el motor cuando pisamos con ganas el acelerador. La suspensión neumática convierte a este vehículo en una especie de alfombra voladora, neutralizando todo, y en las curvas las butacas, con sujeción lateral activa, evita que nos desplacemos mientras seguimos disfrutando de sus múltiples opciones de masaje. 
 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto plazas traseras
 
La dirección es bastante directa (apenas 2,2 vueltas de volante entre topes) y probamos el control gestual para abrir y cerrar la cortinilla del techo. Disfrutamos como niños durante dos horas de intensa toma de contacto, aunque parece que han pasado 10 minutos desde que partimos. No lo puedo evitar y miro el consumo: 10,4 litros de media, con una conducción más bien agresiva, que era lo que tocaba en carretera. No hemos terminado. Nos acomodamos en la parte trasera y nos llevan a casa. Me encanta conducir, pero siento lo que debe percibir alguien que tenga chófer: confort, espacio a raudales pese a ser la variante con batalla corta, silencio y multitud de elementos para sentirnos como en casa. El único inconveniente es que el voluminoso reposacabezas delantero me dificulta la visión hacia delante. Será defecto profesional porque la plaza trasera derecha es para consultar la agenda, disfrutar de la oferta multimedia o leer el Financial Times.
 

Dotación de ensueño

Comprobamos su dotación de serie. Ahí va una parte: Kit AMG, llantas de 19 pulgadas, faros matriciales, acceso y arranque sin llave con manillas de puertas escamoteables, Magic Vision Control,  paquete de asistentes de conducción,  suspensión neumática, asistentes de señales de tráfico y de viento lateral,  sistema PRE- SAFE, pantalla OLED de 12,8 pulgadas, paquete de memorias de asientos incluyendo escáner con huella dactilar,  sistema de sonido con 9 altavoces, servocierre de puertas…
 

Opinión y precio del Mercedes-Benz Clase S 2020

La nueva Clase S de Mercedes-Benz ya está disponible y lo hace con una rotundidad tal que podemos decir que se trata del automóvil más avanzado del momento. Lleva tanto y tan novedoso que necesitaríamos varios días para poder explicar y entender todo su potencial. Se trata de la berlina de lujo más vendida del mundo y eso exige mucho a la hora de actualizarla, aspecto que ha sido una constante desde que en 1972 viera la luz la primera generación. Ahora estrena la séptima, con mejoras en seguridad, confort, asistentes de conducción y eficiencia.
 
Mercedes-Benz Clase S 2020, foto asientos delanteros
 
Lógicamente la fiesta no sale barata. El precio de la unidad probada, el S 500 4Matic es de 139.950 euros (141.750 con batalla larga). Algo más económicas son las variantes diésel. El S 350d cuesta 108.150 euros, 114.450 con tracción 4Matic, y el S 400d 4Matic incrementa la tarifa hasta los 117.700 euros. Las versiones con batalla larga cuestan 1.800 euros más.
 
 
 
 
 
 
Autor:
8662
Publicado el: 09/12/2020
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!