Inicio > Volkswagen > Passat > Pruebas y analisis > Prueba Volkswagen Passat TDI R-Line TDI DSG
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Prueba Volkswagen Passat TDI R-Line TDI DSG

El Volkswagen Passat R-Line con la mecánica TDI de 170 CV y el cambio manual robotizado de doble embrague DSG es, en nuestra opinión, un automóvil cargado de bondades dinámicas y realmente bien realizado. La Marca **volkswagen** ha ido retirando poco a poco del mercado sus anteriores mecánicas TDI de inyector bomba para sustituirlas por otras dotadas de conducto común (ver tecnología conducto común frente a inyector bomba), y el motor incorporado a este vehículo dispone de esta última tecnología.

Tras probar este automóvil podemos afirmar que se trata de un coche realmente satisfactorio en prácticamente todos los sentidos. Buscándole las cosquillas en todos los aspectos nos quedamos, como punto más negativo, con la terminación de algunos de los aditamentos que incorpora como versión R. En particular nos parecen poco adecuadas las uniones de los diferentes embellecedores de los laterales del vehículo, en donde existen acoples que desmerecen la calidad general del conjunto.

Vídeo de la prueba

Pero volvamos a la prueba dinámica. Este Volkswagen Passat, a pesar de su apellido R-Line, ofrece muy buen confort de marcha. Ayuda a ello por supuesto el cambio DSG, pero también las suspensiones, que aun ofreciendo un excelente aplomo y buena estabilidad en todo tipo de carreteras no repercuten negativamente en la comodidad del Modelo, trabajando de un modo realmente encomiable. El conductor, arropado por unos asientos de buen agarre lateral, se siente dominador de la situación en toda circunstancia, ayudado también por un sistema de tracción integral que también aporta mayor seguridad activa.

La gran batalla (distancia entre ejes) del Volkswagen Passat se encarga de aportar gran aplomo en carreteras rápidas, mientras que el funcionamiento de las suspensiones y el sistema de tracción hacen que las carreteras viradas, independientemente de las condiciones de adherencia de las mismas, sean un entorno en el que extraer la quintaesencia de una berlina que permite un manejo realmente deportivo.

Los 170 CV del TDI se bastan y sobran para hacer del Passat, si no un verdadero deportivo, al menos un automóvil muy brillante en cuanto a su manera de moverse. Los consumos son siempre contenidos, pudiendo llegar a niveles realmente sorprendentes si somos de los que mimamos el acelerador -lo que por otra parte sería algo poco lógico optando por un Acabado deportivo-. El paso del inyector-bomba al conducto común ha permitido, además, mejorar el confort del conjunto, pues tanto la sonoridad como las vibraciones son más reducidas con este sistema de inyección. Eso sí, la entrega de potencia se realiza de un modo más gradual, sin esa entrada repentina de CV que se daba en los inyector-bomba y que muchos usuarios consideraban como más deportiva.

Tratándose de una berlina media el espacio interior es más que sobrado para cuatro ocupantes, que encontrarán buenas terminaciones y un equipamiento al que será difícil poner pegas. Para finalizar, no podemos despedirnos de este buen automóvil sin comentar otros dos atributos favorables del mismo; la existencia de una rueda de repuesto de tamaño normal -lo que es a día de hoy casi una rareza- y un volumen de maletero en el que será difícil dejar algo fuera salvo que vayamos a estar de viaje más de quince días y seamos de esas familias que se llevan consigo toda la casa.

17264
Publicado el: 25/08/2010
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!