estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

SEAT Ibiza SC

Nueva carrocería y denominación

002a.jpg

El Ibiza es el modelo más importante a nivel mundial para la marca española. La importancia de su imagen queda reflejada también en el afán de diferenciación que se pretende con el tres puertas al que, además de su estética, se le añade el sugerente "apellido" SC (SportCoupe)

Desde el momento del lanzamiento del nuevo Ibiza ya se han registrado 48.000 pedidos, y eso sin que se hubiera presentado todavía la versión de tres puertas. Con un 45% del total de las ventas de la marca, el Ibiza representa la base comercial de Seat. Su importancia, como puede entenderse, es vital.

De momento, la carrocería de tres puertas contará con las mismas mecánicas que la versión de cinco puertas, aunque la aparición de la nueva carrocería ha propiciado la puesta a la venta de dos nuevos motores diésel, el 1.4 TDI de 80 CV y el 1.9 TDI de 90 CV. Ambos cumplen con un nivel de emisiones inferior a 120 gramos de CO2 por kilómetro, resultando así beneficiadas por una tasa verde de 0%.

006a.jpg

La oferta en mecánicas de gasolina está compuesta por un tricilíndrico de gasolina de cuatro válvulas por cilindro con 1,2 litros (70 CV), un 1.4 16V (85 CV) y el 1.6 16V (105 CV). Ciertamente se queda corta respecto a la competencia, pero sólo hasta la aparición de las versiones FR y Cupra que, según se ha anunciado en la rueda de prensa del nuevo SC, contarán con el motor 1.4 TSI del grupo Volkswagen y potencias que, como mínimo, serán de 150 y 180 CV respectivamente.

En cuanto a los diésel la carrocería de tres puertas vuelve a contar con el sempiterno 1.9 TDI de 105 CV así como los dos comentados anteriormente. Como era de esperar, también se habló de una futura puesta en escena de motores más potentes que, muy probablemente, recurran ya al conducto común en vez del inyector-bomba (sistema de inyección que utilizan las tres versiones actuales)

001a.jpg

Todos los motores de gasolina recurren a cambios manuales de cinco relaciones, aunque en un futuro cercano (finales de año probablemente) estará disponible el 1.6 con DSG de siete velocidades. Este último contará con dos embragues en seco -en MotorGiga creíamos que se trataba de embragues húmedos- con lo que se ahorra en el peso final del conjunto.

Entre las características a destacar del Ibiza están una buena habitabilidad interior real que, no obstante, parece inferior debido a la forma de la ventanilla trasera -diferente a la del cinco puertas-. Como viene siendo norma en el segmento, dos ocupantes tendrán suficiente espacio en las plazas traseras y desaconsejamos una tercera plaza salvo que se trate de niños.

Desde nuestro punto de vista lo menos logrado del conjunto es la estética interior. Parece una tendencia ya habitual en los SEAT que, ofreciendo un llamativo exterior, tienden a perder imaginación al entrar en su habitáculo. Aun así, la marca ha pensado también en quienes gustan de elaboraciones más llamativas y está trabajando en un programa de personalización bastante contenido en precio y que permitirá a los usuarios definir la imagen interior de un producto que será terminado en la propia fábrica.

015a.jpg

Tras haber rodado con los motores de gasolina de 1,4 y 1,6 litros (este último incluso con el cambio DSG) así como con los diésel de 80 y 105 CV, nuestra opinión es bastante favorable al conjunto. Por un lado destaca la evolución de las suspensiones. Dicen que sólo se han variado algunos tarados y dimensiones respecto del anterior Ibiza para adaptarlas a la nueva carrocería. Aunque seguro que es cierto, la impresión que nos ha dado este nuevo Ibiza es la de ser un coche más confortable y también más aplomado que la anterior generación. Es posible que haya perdido agilidad, pero dicha pérdida se compensa ampliamente por una mayor sensación de contundencia.

En gasolina, tanto el 1.4 como el 1.6 muestran buenas cualidades en carretera si manejamos con inteligencia el cambio. Lógicamente, el menos potente no puede realizar adelantamientos con tanta solvencia y la realización de una conducción deportiva queda fuera de sus pretensiones. En el 1.6 se nota su mayor fuerza, aunque al igual que su hermano menor tiene en la rumorosidad a uno de sus mayores enemigos cuando pretendemos extraer todo su potencial.

003a.jpg

Las mecánicas de gasóleo tampoco pueden presumir de baja sonoridad, aunque a cambio muestran una buena respuesta basada en cifras de par bastante favorables. Así, la capacidad de andar de ambos motores así como unos consumos bastante contenidos no se combinan con un funcionamiento tan fino como el que podemos encontrar en rivales del tipo Peugeot 207.

Para el final hemos dejado la combinación 1.6 de gasolina con el cambio DSG de siete velocidades. Dicha combinación se nos ofreció en la presentación advirtiéndonos que se trataba todavía de un coche de preserie, es decir, que no contaba con los ajustes finos de los coches que realmente saldrán al mercado. Con todo y con eso, el DSG nos sorprendió al combinarse con el motor de gasolina. Tanto es así que destaca claramente su funcionamiento respecto a la versión manual, pues el propio funcionamiento del DSG y la lógica de contar con una marcha más hacen que el motor responda mucho mejor y se elimine incluso buena parte de la rumorosidad.

Estamos seguros que la versión 1.6 con cambio DSG contará con muy buenas críticas y será una de las que animen la oferta del nuevo Ibiza, aunque un vehículo tan bien realizado en general merece que se presenten cuanto antes las nuevas mecánicas tanto en gasolina como en diésel.


12672
Publicado el: 11/07/2008
¿No es el coche que estabas buscando? Encuentra el modelo que buscas aquí

Encuentra el modelo que buscas

Encuentra todas las novedades que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Hasta: 25000 €

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!