estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Victoria y derrota de Lewis Hamilton

Una vez más, una carrera de F1 queda decidida en los despachos. Allí Lewis Hamilton quedó relegado a la tercera plaza final tras una sanción de 25 segundos por una maniobra ilegal.

cochehamilton1.jpg

Ha sido la carrera más apasionante del presente campeonato. La lluvia, o la ausencia de lluvia, protagonizó el 95% de la misma, pero quedaba un 5% que resultó crucial para el desenlace final. En un duelo que se verá repetido una y mil veces por televisión e internet, Hamilton y Raikkonen hicieron las delicias de los aficionados a las buenas carreras.

Kimi había hecho una fantástica carrera... hasta las vueltas finales. Con la posibilidad de un error posiblemente rondándole en la cabeza, Kimi levantó el pie del acelerador el tiempo suficiente para que Hamilton, realizando una conducción magistral, lograra llegar a su Altura.

La falta de agresividad de Kimi en dichas vueltas fue crucial para que, al caer las primeras gotas, Hamilton lanzara un ataque tras otro para arrebatarle la cabeza. Fueron una, dos y hasta tres veces las que se intercambiaron la cabeza.

Monoplazas rabiosamente potentes patinando sobre el agua por sus ruedas de seco, Hamilton se veía casi ganador cuando se encontró con un doblado al que sólo pudo esquivar saliéndose del trazado, Kimi encontró un hueco que no existía para superar a ambos y situarse por delante... si no fuera porque Hamilton se comió buena parte de la pista para volver al circuito en primera posición.

Tal y como dice el reglamento, Hamilton debió reducir un poco la marcha para dejar pasar a Raikkonen por delante ya que Lewis había ganado la posición aprovechando una salida de pista. Hamilton apenas dejó que un milimetro del Ferrari le pasara y se situó a su rebufo, Raikonen quiso quitarse como un ratón quiere deshacerse de un gato, y Lewis aprovechó el movimiento para hacerse de nuevo con la primera plaza.

Ambos apretaban los dientes enrabietados en la siguiente curva, el límite había quedado atrás hacía un rato, pero fue Kimi quien resultó peor parado. Mientras Hamilton conseguía mantenerse en la pista a duras penas, Raikkonen veía frenada su fogosidad contra las protecciones tras un trompo que no pudo controlar.

Hamilton, sabiéndose ganador tras haber derrotado a su máximo adversario, prosiguió su camino hasta la meta a un ritmo superior al necesario. Quizás debía hacerlo, pero parecía innecesario una vez que Kimi desapareció de la batalla.

Sin embargo, la lucha no quedó ahí. El ganador del Gran Premio de Bélgica no ha sido -al menos hasta que se resuelva la alegación interpuesta por McLaren- el que primero cruzó la meta, sino Felipe Massa, que lo hizo en segundo lugar.

La lucha protagonizada contra Raikkonen le costó a Hamilton una sanción de 25 segundos debido a que se aprovechó de su salida de pista para adelantar al piloto de Ferrari. Efectivamente, el rebufo que tomó Hamilton no lo hubiera conseguido de no haber recorrido tantos metros fuera de la trazada, aunque hemos de reconocer que si el reglamento no especifica cómo ha de gestionarse dicha ganancia quizás no hubo acción anómala.

Hamilton, sin duda, sacó provecho de su salida de pista, pero también se le debe conceder el mérito de plantar una batalla que tenía perdida y obligar a Raikkonen a cometer un grave error en una carrera que sólo diez minutos antes tenía claramente dominada.

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

1 comentarios

La F1 de Ayer!
Este post me trae gratos recuerdos de una F1 admirable ahora solo es ver que piloto esta mejor posicionado para que su compañero de equipo lo deje pasar sin ningún reparo.

Saludos.
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
elemento enviar consulta
Nuevo buscador de coches