estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Al viajar evita la fatiga al volante

Este blog no es políticamente correcto, eso ya lo sabéis los asíduos, lo que no significa en absoluto que estemos en contra de la seguridad vial. Muy al contrario, en MotorGiga estamos absolutamente a favor de la misma y somos plenamente conscientes del papel de los medios de comunicación en la consecución de resultados. Por ello, igual que somos contrarios a la imposición de radares recaudatorios y límites de velocidad ilógicos en determinadas carreteras, abogamos también por una conducción segura en todos sus aspectos, y éste de la fatiga es uno de los importantes. Según datos de la DGT la fatiga fue la cuarta causa de siniestralidad en el automóvil durante el 2011, provocando 112 muertes en un total de 98 accidentes de tráfico. Nosotros desde MotorGiga consideramos igualmente que se trata de un problema que debemos evitar y del que es posible librarse con un poco de sentido común y de responsabilidad al volante.

Sistema de detección de fatiga


A la hora de evitar la fatiga del conductor a bordo del vehículo debemos considerar las causas que provienen del propio conductor, del vehículo o las externas. En general, no obstante, no se trata de una causa aislada, sino de la conjunción de varias de ellas. Así, por ejemplo, el conductor debe evitar una mala postura al volante al igual que conducir con un cansancio físico o mental previo o sin haber descansado lo suficiente. En este apartado es importante destacar igualmente el negativo efecto que tienen la ingesta de alcohol (en cualquier cantidad, aunque esté dentro de los límites legales) o de fármacos.
 
Las características del vehículo también son tremendamente importantes, pues no produce el mismo cansancio conducir un automóvil de gama alta que uno de gama baja o uno cuyo mantenimiento sea perfecto con otro que tenga ciertas taras o anomalías. Obviamente no podemos cambiar de automóvil pero sí estamos obligados a mantener el nuestro en las mejores condiciones que nos sea posible, realizando siempre las inspecciones legales obligatorias. En general los automóviles más modernos y dotados de elementos como un buen sistema de climatización, baja sonoridad general, asientos con diferentes reglajes o ayudas a la conducción permiten una conducción más relajada que evita trabajo al conductor y permiten así retrasar la aparición de cansancio. Por otra parte los factores externos afectan, y mucho, a la posible aparición de fatiga. Una conducción monótona como la que se produce en autopistas o autovías, la presencia de atascos o una climatología adversa en la que el conductor ha de estar mucho más atento pueden generar una aparición prematura de la fatiga al volante.
 
 


Existen algunos automóviles modernos que incorporan sistemas preventivos de fatiga como, por ejemplo, avisadores periódicos de parada que indican al conductor que lleva determinado tiempo al volante y recomienda realizar una parada. Estos sistemas suelen contar con un pictograma en forma de un café que se enciende aproximadamente a las dos horas de funcionamiento continuo del vehículo indicando que sería conveniente realizar una parada. Este sistema de seguridad activa puede también incorporar una señal acústica o un mensaje de texto. Independientemente de la existencia de este sistema el conductor ha de ser consciente de sus propias limitaciones. Así, por ejemplo, cuando comienza la fatiga suelen producirse situaciones como una pobre reacción en la realización de maniobras, contínuos cambios corporales para ajustar la posición de conducción, parpadeos o picor de ojos. Estos síntomas también pueden ir acompañados de aburrimiento, ansiedad e irritabilidad.

La mejor prevención de la fatiga se realiza tanto antes como durante la realización del propio viaje. Iniciar el viaje después de haber descansado es una costumbre muy aconsejable siempre que sea posible. En el vehículo debemos además contar con una buena temperatura y llevar ropa cómoda que nos permita movernos con soltura sin pasar frío ni calor. Es conveniente parar al menos una vez cada 200 kilómetros o dos horas y, si es posible, intercambiar la conducción con algún acompañante. Si tenemos que comer es recomendable que hagamos comidas ligeras y evitemos todo consumo de alcohol, estando totalmente prohibida la ingestión de drogas y de la mayoría de fármacos. Por último es muy importante que tengamos una buena hidratación, ya sea con agua o con otras bebidas que la proporcionen sin alterar nuestras capacidades.
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

1 comentarios

mecánica automotriz dijo...
Sin lugar a dudas la fatiga es una de las causas de accidentes más importante. Cuando viajamos, todos queremos llegar lo antes posible y por eso a veces evitamos las paradas para airearnos, estirar las piernas y desperezarnos. Sin embargo, hay que tener en cuenta, que si sentimos cansancio es mejor parar y descansar que no llegar.
mecánica automotriz - [02/04/2013 08:28:36] - ip registrada
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
elemento enviar consulta