estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Nunca te quedes con las ganas

La frase que titula este post es la que un buen amigo tiene en su estado de Wassap; una frase que dice poco, y lo dice todo. Quedarse con las ganas puede parecer poco importante. ¿Quién no se ha quedado con las ganas de comerse ese último trozo de bizcocho, o de ir a un evento deportivo o cultural, o de llamar a un amigo? Porque es muy fácil pensar que existirá otra oportunidad, habrá otro bizcocho, otro evento, otro momento en el que llamar a un amigo… pero eso no siempre pasa, sobre todo en cuanto a los amigos, que uno termina dando por hecho y los días transcurren con prisa hasta que recuerdas que hace demasiado tiempo que no llamas a aquél que era amigo y que quizás se acuerde ya poco de ti. 

Queda el consuelo de saber que podría ser peor, podría ocurrir que un día te levantaras como otro cualquiera para ir al trabajo, que acudieras a la estación de Atocha, a la cita de una presentación, y que de sopetón supieras que ese amigo al que aprecias nos ha dejado para siempre. Se crea un vacío, un estado de estupefacción mezclado con incredulidad, un sentimiento de culpa lógico basado en el largo tiempo que llevabas sin verle. Un wassap: "Buenos días Manolo, no he querido llamarte por no molestar. Espero que estés mejor. Un abrazo fuerte", y su contestación: "Estoy bien, muchas gracias David"…

¿Ya está? ¿Eso es todo lo que hice cuando me enteré del infarto de Manolo, del bueno de Manolo? Sí, eso fue todo. Podría haber ido a verle al hospital, podría haberle llamado por teléfono, podría… pero no lo hice; me quedé con las ganas… lamentablemente. Su gran corazón dejó de latir cuando parecía ya recuperado, así, de repente, y me dejó con las ganas de decirle que le apreciaba de veras.

Manolo Domenech, pequeño de estatura, afable, sonriente, conocedor como pocos del mundo del motor, aficionado a las miniaturas, enamorado de su profesión, jurado del coche del año en Europa y grande, enorme como persona. Muchos de los que nos dedicamos a esto del motor hemos tenido la enorme suerte de conocerle, todos le echaremos de menos. Siento no haber hablado contigo personalmente después de tu primer infarto, lamento enormemente no haberte visitado, me siento culpable por haber sabido de tu estado y no haber encontrado tiempo para transmitirte personalmente que tu amistad era más importante que tu gran importancia como experto en automóviles. Te echaremos de menos Manolo, DEP.

Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
elemento enviar consulta