estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

La realidad del Opel Ampera

 Han sido ya varios años de espera. El primer momento del que tengo constancia de haber asistido a una presentación del concepto del Ampera se remonta a agosto del 2007, cuando me presentaron el E-Flex de General Motors aunque en realidad el primer prototipo de esta idea se hizo público en el Salón de Detroit en enero del 2007, presentándose como Chevrolet Volt con un motor de gasolina de un litro y turbocompresor (ver El medio ambiente en mente: Diesel y Gaso hoy, electricidad mañana)

Opel AmperaOpel Ampera interiores

 

Desde aquella primera presentación he estado en presentaciones estáticas en Madrid, he pasado por Berlín, donde he visto y conducido también los prototipos de célula de combustible de GM, me puesto al volante de las primeras unidades rodantes en Russelsheim, en el circuito de pruebas de la marca, bajo el aspecto de un Chevrolet Cruze, y por fin he podido probar la versión definitiva hoy en Holanda.

 

La idea de contar con un automóvil que sea capaz de realizar un buen número de kilómetros en modo totalmente eléctrico (unos 60 dependiendo del tipo de conducción) para, llegado el caso, utilizar la energía que aporta un pequeño motor de combustión interna, es algo que desde el principio atrajo mi atención. Eso sí, el modo de funcionamiento de todo el sistema parece que ha ido complicándose poco a poco a medida que iba pasando el tiempo.

 

 

 

Después de hablar con ingenieros, gente de marketing, especialistas de comunicación e incluso traductores y colegas de profesión, lo que he podido sacar en limpio sobre el funcionamiento real del Opel Ampera es lo siguiente:

 

El Opel Ampera es un automóvil eléctrico de autonomía extendida (E-REV de Extended Range Electric Vehicle) que dispone, básicamente, de tres fuentes de energía, a saber; un propulsor eléctrico de unos 150 CV, un generador eléctrico capaz de ofrecer unos 180 Nm de par, y un motor de combustión interna de cuatro cilindros de gasolina y unos 86 CV de potencia. Estas tres fuentes de energía actúan en diferentes combinaciones para ofrecer cuatro modos diferenciados de funcionamiento.

 

1º Modo eléctrico a baja velocidad o pocos requerimientos

El motor eléctrico impulsa al vehículo utilizando la electricidad almacenada en la batería específica en forma de T del Opel Ampera.

 

2º Modo eléctrico a velocidad elevada o altos requerimientos

El motor eléctrico impulsa al vehículo y es ayudado, además, por el generado, tomando ambos para funcionar la electricidad almacenada en la batería.

 

Tanto el modo 1º como 2º implican que el Opel Ampera no utiliza otra cosa que la electricidad para impulsarse.

 

3ºModo de autonomía extendida con pocos requerimientos

El motor de combustión interna funciona como motor estacionario en un rango de giro determinado para generar electricidad que es utilizada por el generador para ofrecer electricidad al motor eléctrico e impulsar al vehículo. En este modo el Opel Ampera almacena parte de la energía generada en la batería pero sólo para mantenerla dentro de unos límites de carga, pues la recarga general de la batería sólo se realiza mediante enchufe a una red de 230V en menos de cuatro horas.

 

4ºModo de autonomía extendida con altos requerimientos

Cuando el conductor requiere mayores prestaciones y el Ampera circula en modo de autonomía extendida el motor eléctrico toma parte de la electricidad de la batería y el motor de combustión interna proporciona electricidad al generador para, uniendo la potencia de ambas mecánicas, generar una mejor respuesta del conjunto. 

 

A pesar de que siempre se ha dicho que el Opel Ampera (Chevrolet Volt) siempre se movían con el único impulso de la electricidad, lo cierto es que el motor de combustión interna envía de manera indirecta cierta cantidad de par a las ruedas cuando está trabajando.

 

 

 

Con cuatro plazas, un tamaño de 4,5 metros y una estética bastante futurista y llamativa, los 1732 kilos del Opel Ampera se mueven con bastante soltura en el rango de velocidades permitido por el modelo (161 km/h de velocidad máxima) ofreciendo al conductor una satisfactoria sensación de sosiego cuando funciona en modo totalmente eléctrico. Antes de ponerse en marcha conviene familiarizarse con los distintos mandos, pues el arranque es mediante botón -previa presión del pedal de freno- y existen diversos modos de funcionamiento y posibilidades de personalización de las dos pantallas, una frente al conductor y otra en el salpicadero central.

 

Lamentablemente, los 42.900 euros de tarifa del Ampera en todo el territorio europeo hacen que sea un automóvil bastante exclusivo a pesar de su tamaño y prestaciones. Desde Opel españa aseguran que ya tienen pedidos de flotas y particulares y que tienen esperanzas de una buena comercialización, aunque yo he de reconocer que me parece un coste quizás excesivo a pesar de sus innegables cualidades. 

 

 

 

Galería de fotos del Opel Ampera:

Galería de fotos Opel Ampera

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
elemento enviar consulta
Nuevo buscador de coches