Domingo - 16.Junio.2024
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca MULLINER, ARTHUR

Esta antigua empresa británica inició sus actividades en 1760, en Northampton, como firma dedicada al transporte; más tarde pasó a la construcción de vehículos tirados por caballos y, finalmente, a la de carrocerías para automóviles. A diferencia de otros constructores de coches de caballos, que consideraban el automóvil como un competidor temible, la Mulliners Carriage Building and Motor Co. tuvo pronto una gran fe en el nuevo medio de locomoción y, en 1900, construyó más de 150 carrocerías.

En 1906, la empresa de Northampton había realizado ya numerosas construcciones sobre chasis de grandes marcas británicas y europeas, como Daimler, Crossley, Argyll, Napier, Panhard et Levassor y Mercedes. Con ocasión del Salón de Londres de 1910, el stand de Mulliner expuso, entre otros, un coupé limousine sobre Napier 30 HP con un sistema de ventilación especial, un doble cabriolet sobre chasis Vauxhall 30 HP con techo abatible patentado, un doble landaulet sobre un Lancia de 4 cilindros y un cabriolet Sheffield-Simplex.

Después de la primera guerra mundial, la fábrica de carrocerías, que mientras tanto había adoptado la razón social de Arthur Mulliner Ltd., se especializó en construcciones particularmente lujosas. Un ejemplo de la nueva orientación de la producción fue el Armstrong Siddeley 29 HP, un saloon limousine, expuesto en Londres en 1920, con revestimiento interior de piel de gamuza adornada con pasamanería azul y oro (la pintura exterior era azul y negra). Todavía más rebuscado fue el Rolls Royce de 1924 en versión limousine de 7 plazas, con tapicería de terciopelo, acabados de caoba con encajes de marfil y palisandro, y dictáfono e iluminación eléctrica interior.

Numerosos Daimler y Rolls Royce fueron carrozados por la Mulliner, la cual, no obstante, no despreciaba los chasis de otras marcas; por ejemplo, uno de los primeros Alfa-Romeo RL importados a Gran Bretaña fue dotado de una carrocería berlina construida., por dicha firma británica, al igual que muchos Rover, Bentley, Bianchi, Ariel, Austin y Buick. Entre 1926 y 1931, la Mulliner sobresalió en los diferentes Salones de Londres, consiguiendo premios y reconocimientos por la calidad de sus realizaciones.

La construcción de carrocerías cesó prácticamente en 1939, aunque después de la segunda guerra mundial aún se realizaron algunos vehículos comerciales con la marca Mulliner.



Etiquetas: M
Visitas: 1629
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches