Lunes - 25.Enero.2021
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca VERMOREL

Antigua empresa francesa que se dedicó entre 1908 y 1930 a la fabricación de automóviles. Sus orígenes se remontan al lejano 1850, año en que Antoine Vermorel fundó en Villefranche-sur-Saóne, en la región sudoriental de Francia, una fábrica para la construcción de maquinaria agrícola. A finales del siglo pasado, la marca Vermorel gozaba ya de excelente fama entre los agricultores franceses, gracias sobre todo a los aparatos para la fumigación del moho en viticultura. Fue en aquella época cuando el hijo del fundador, Víctor, convenció a su padre para que afrontara el tema del entonces incipiente automóvil.

Ya en 1899 se construyó un vehículo con motor monocilíndrico horizontal de 6 CV, seguido en 1900 de uno bicilíndrico de 10 CV. Sin embargo, se trataba de prototipos no destinados a la fabricación en serie, aunque el bicilíndrico de 10 CV, del que se construyeron algunos ejemplares distintos entre sí, fue vendido regularmente a algunos clientes. La producción propiamente dicha comenzó en 1908.

El primer Vermorel, denominado 8 CV, llevaba un motor de 4 cilindros en línea con válvulas bilaterales, de 1.800 ce. La estructura del modelo no presentaba nada original, pero todo él estaba realizado con el máximo cuidado y con una apreciable tendencia hacia la calidad. Todos los automóviles se construían por encargo y cuanto excedía del chasis puro y simple reflejaba fielmente los gustos del cliente. Por tanto, cada ejemplar resultaba distinto de los demás (aunque, en algunos casos, las diferencias eran mínimas) y dicha situación se prolongó hasta 1912, año en que la fabricación de automóviles se suspendió temporalmente. Hasta aquel momento, la gama de la marca había contado, además de con el citado 8 CV, con modelos progresivamente incrementados en su potencia y prestaciones, como el tipo I, o 12 CV, el tipo J, o 15 CV, y hasta el gran K, o 24 CV, de 4,4 l. Los chasis de estos modelos poseían en común la estructura en 2 bloques de los motores, el régimen de rotación (1.200 rpm) y el cambio de 4 velocidades.

Tras algunos años de interrupción, la actividad automovilística fue reemprendida durante la primera guerra mundial con unos pequeños vehículos militares de transporte, a los que siguieron nuevos modelos de coches. La fabricación de estos últimos se basó en criterios más modernos, tanto desde el punto de vista técnico como desde el comercial. Por ejemplo, se introdujeron nuevos motores de un solo bloque, siendo abolida la posibilidad de que el cliente eligiese a placer el acabado general del vehículo. Con base en esta última medida, desde aquel momento pudo decirse que la producción Vermorel fue de serie.

Entre los modelos más logrados de la posguerra, cabe recordar el 10 CV, de 4 cilindros y 1,7 l, con distribución por válvulas monolaterales, ofrecido también en versión Sport con válvulas en cabeza. Este modelo permaneció en catálogo, casi sin cambios, hasta 1930. A él se unió en 1924 el lujoso 16/60 CV, con motor de 4 cilindros, 2.600 ce y distribución por árbol de levas en cabeza. En 1927 siguió un automóvil económico de 1.100 ce, también de 4 cilindros, con distribución por válvulas laterales, mientras que en 1929 apareció la última realización de la Vermorel, el AH 3, provisto de motor de 6 cilindros en línea, de 2.000 ce, con distribución por válvulas en cabeza y árbol de levas lateral.

A partir de 1930, la empresa volvió a dedicarse a la fabricación de maquinaria agrícola, actividad que continuó hasta 1965.



Etiquetas: V
Visitas: 1026
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Gestoría Online de Tráfico
Gestoria Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Gestoria Online de Tráfico