Sábado - 28.Noviembre.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca WILLS SAINTE CLAIRE

Esta denominación aristocrática, obtenida combinando el nombre del fundador (Childe Harold Wills) con el del lago Saint Clair (añadiéndole dos «e»), situado en las cercanías de Marysville (Michigan), sede de la empresa, fue elegida por Wills en 1919 como razón social de su nueva fábrica de automóviles y como marca de los coches de gran clase fabricados hasta 1927.

Antes de trabajar por cuenta propia, Childe Harold Wills contribuyó de manera decisiva al éxito de uno de los automóviles norteamericanos más famosos de todos los tiempos: el legendario Ford T. En efecto, Wills fue uno de los primeros colaboradores de Henry Ford y, en la práctica, quien se encargaba de traducir en realidades las ideas particulares de Ford en materia de automóviles. La colaboración entre ambos hombres duró 16 años, siendo provechosa para los dos. Wills acumuló una gran experiencia en procesos mecánicos y en proyectos automovilísticos y aeronáuticos; Ford, por su parte, supo aprovecharla en el plano comercial. Entre los mayores méritos de Wills figura la adopción, en la construcción del Ford T, de numerosas aleaciones ligeras, las cuales dieron a este coche sus dotes más importantes: ligereza y resistencia.

Las causas que determinaron en 1919 el abandono de la Ford por parte de Harold Wills deben buscarse posiblemente en el carácter de Henry Ford

Al independizarse de Ford, Wills pudo dedicarse a la realización de un viejo sueño, la construcción de un automóvil totalmente suyo. Para ello fundó en Marysville una fábrica propia, en la que la producción debía haber comenzado en agosto de 1920; en cambio, no lo hizo hasta la primavera del año siguiente a causa del excesivo perfeccionismo de Wills. Este retraso causó un aumento de los costes e hizo coincidir la aparición en el mercado del primer Wills Sainte Claire con el inicio de una crisis del sector automovilístico. Este comienzo poco feliz, aunque costó a la marca grandes dificultades financieras, no restó un ápice a las indiscutibles cualidades del automóvil en cuestión.

Exteriormente, el Wills Sainte Claire se presentaba como un puro ejemplo de automóvil clásico, de aspecto casi austero y de dimensiones reducidas. En su conjunto, no se diferenciaba de los modelos competidores y ello desilusionó a quien esperaba de Wills una creación original y extraordinaria. Pero el técnico norteamericano puso lo mejor de sí mismo en la realización del motor, un increíble V8 con árbol de levas en cabeza de inspiración aeronáutica. Una interesante solución estaba constituida por la presencia de un amortiguador de vibraciones en el accionamiento del árbol de levas destinado a evitar el golpeteo de la distribución.

A este modelo, denominado A 68, siguió en 1923 una versión mejorada, el B 68, con un chasis más bajo y largo y con frenos hidráulicos en las 4 ruedas. Mientras tanto, la marca de Marysville había experimentado una escrupulosa reorganización interna y había pasado a poseer una nueva estructuración social, cosas que le permitieron superar la fase crítica. Además, el B 68 pudo finalmente contar con una clientela propia

y la producción parecía encaminarse bacía metas favorables. Sin embargo, no todas las dificultades habían sido superadas, ya que el Wills Sainte Claire V8 requería complicados trabajos de entretenimiento que la escasa red de asistencia de la marca no podía garantizar.

Para superar este nuevo obstáculo, Harold Wills puso en fabricación un modelo más sencillo, aparecido en 1925 con la denominación de T 6. En este caso, se trató de un coche de 6 cilindros en línea con culata desmontable; su cilindrada, de 4,5 1, era similar a la del V8, que todavía permanecía en producción. Sin embargo, la Wills Sainte Claire ya se hallaba al final de su historia y en 1927 suspendió su actividad.

Posteriormente, Harold Wills participó en la realización del Ruxton con tracción delantera y concluyó su carrera como colaborador en metalurgia en la Chrysler Corporation. Murió en Detroit el 30 de diciembre de 1940.



Etiquetas: W
Visitas: 1133
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches