Jueves - 13.Agosto.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Woods Dual Power; el coche híbrido de 1917

En 1917 existió un vehículo cuyas características técnicas suponen hoy en día lo que los más entendidos del mundo del automóvil denominan lo último de lo último. Su nombre era Woods Dual Power, fabricado por la Woods Motor Vehicle Company de Chicago y entre lo que ofrecía estaba una propulsión híbrida

Woods Dual Power del Museo Louwman, Holanda

Comencemos por el principio. El Woods Dual Power era un automóvil que contaba con un propulsor de gasolina y cuatro cilindros ubicado en la parte delantera y que proporcionaba 12 CV. No obstante, no era éste el motor principal, sino que estaba pensado para utilizarse como motor auxiliar cuando se acabara la electricidad de las baterías ubicadas en la parte posterior y que permitían al Woods circular a una velocidad de unos 30 km/h.

Con todo, el sistema híbrido del Woods permitía que este particular y avanzado automóvil circulara con el motor eléctrico o combinando ambos. Cuando se utilizaban ambos motores la velocidad máxima del Woods alcanzaba los 56 km/h. Para arrancar y avanzar hasta los 30 km/h se utilizaba sólo el motor eléctrico, pudiéndose acoplar el motor de gasolina a partir de determinada velocidad (también unos 30 km/h), aunque una vez acoplado se podía circular por debajo de ésta manteniendo acoplados ambos motores.

Planos del Woods Dual Power 1917

La unión entre el motor eléctrico y el de combustión interna se realizaba mediante un embrague magnético. El conductor disponía de un mando que permitía magnetizar el motor de combustión interna. Cuando esto ocurría el embrague se acoplaba al volante motor de la mecánica de gasolina, quedando así ésta unida al motor eléctrico.

Dado que este automóvil no disponía de cambio de marchas tradicional, tampoco se podía utilizar el motor de combustión interna para circular marcha atrás. Para avanzar en sentido contrario había que pulsar un pedal y el Woods circulaba hacia atrás utilizando únicamente el motor eléctrico.

Otra particularidad de este automóvil radicaba en la existencia de la que hoy también se conoce como una técnica avanzada; la frenada regenerativa. Una vez acoplados los dos motores el motor eléctrico podía funcionar como dinamo para generar energía y cargar así las baterías (que ocupaban como la mitad de lo habitual en los vehículos eléctricos de la época). La recarga de las baterías se producía mediante la actuación del motor de combustión, en las frenadas o cuando se circulaba cuesta abajo. El freno convencional se utilizaba únicamente a velocidades por debajo de unos 12 km/h.

El Woods Dual Power no tuvo éxito comercial. La compañía Woods realizó vehículos eléctricos desde 1899 y cerró sus puertas en 1919, muy poco después de crear el que es conocido como primer híbrido de la historia.

Etiquetas:
Visitas: 8193
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches