estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Volkswagen Golf GTI (y III)

En el caso de la unidad probada se trataba de la Carrocería tres puertas con cambio DSG (automático robotizado de doble embrague) Gracias a la disponibilidad de levas en el volante para el cambio de marchas, cualquier circunstancia de conducción puede resolverse manteniendo en todo momento nuestra atención en el volante y en los pedales de acelerador y freno. Comprobaremos entonces que los kilómetros pasan a un ritmo infernal, que las carreteras de montaña son las más adecuadas para disfrutar del potencial del GTI y que el comportamiento de mecánica y chasis es extraordinario. Y es que las limitaciones impuestas por las inercias del peso al tomar las curvas quedan subsanadas por la patada de potencia disponible entre curva y curva.

volkswagen golf gti 2009

Un dato que merece mención aparte es la inclusión de un volante que no es redondo, sino achatado por su parte inferior. No me gustó en el primer coche que lo probé (si mal no recuerdo, la anterior generación GTI del Golf) y ha seguido sin ser santo de mi devoción en todos y cada uno de los modelos en los que ha sido montado -incluyendo el Audi R8-. Con una posición de las manos y un apoyo para las mismas que son perfectos en línea recta o curvas de radio amplio, la circulación a ritmo elevado por carreteras viradas obliga a girar el volante apoyándose en la zona achatada, generando con ello una rara sensación en la que, si el ritmo es realmente fuerte y las curvas de reducido giro y muy seguidas, puede llevar a ciertas complicaciones de conducción. La favorable estética de este diseño -al menos en mi opinión- creo que no justifica su presencia en ningún deportivo.

Continuando con la conducción, la potencia existente puede poner en evidencia al tren delantero con pérdidas de tracción, y la atención ha de ser máxima si deseamos conseguir una eficacia plena. Aunque existe un botón de desconexión del control de estabilidad, éste siempre mantiene una acción latente para evitar que los excesos de fogosidad resulten más peligrosos de lo que ya son cuando te enfrentas al potencial mecánico del GTI. Con unas suspensiones que lo filtran todo y una sensación de aceleración y recuperación que embriagan al conductor, es fácil dejarse llevar por la pasión y llegar a un ritmo donde las cosas pasan excesivamente rápido. En tales circunstancias "San Control de Estabilidad" será nuestro ángel de la guarda particular, aunque no debemos excedernos demasiado, pues las inercias de un coche de tonelada y media imponen unas limitaciones físicas que no son subsanables por ningún sistema electrónico.

Teniendo esto en cuenta, el Golf GTI no sólo responde a nuestros requerimientos, sino que lo hace sin mortificarnos en nuestra conducción, pudiendo con ello realizar un buen número de kilómetros sin tener al cansancio como compañero de viaje. Los apasionados de los automóviles podrán seguir viendo al Golf como un auténtico deportivo con rabiosas capacidades de circulación en carreteras viradas. Para nosotros los más veteranos o con mayor experiencia en vehículos de hace unos años, seguirá existiendo una añoranza por los coches livianos y naturalmente estables que hicieron realidad el concepto GTI. Por supuesto, los nuevos son más rápidos, más cómodos, más seguros y más aptos para todos los públicos, pero ello no quita para que algunos, como yo, podamos pensar que ya pasaron los tiempos en que se hacían coches verdaderamente pensados para la diversión al volante.

Puedes leer los dos artículos anteriores aquí:

Volkswagen Golf GTI (I)

Volkswagen Golf GTI (II)


 

Visitas: 5406
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
elemento enviar consulta
Nuevo buscador de coches