estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Civilón de los de antes

Circulaba yo cerca de mi casa cuando me sorprendió ver un SEAT Exeo en lo alto de una isleta a la entrada de una rotonda. Junto a él, dos guardias civiles, y parados junto a ellos, un par de coches entorpeciendo la visibilidad de la entrada a la rotonda. Al pasar más cerca comprobé que el susodicho SEAT (y conste que la marca nada tiene que ver con ello) era propiedad de la DGT que, haciendo honor a los requerimientos de servicio a los ciudadanos, estaba repartiendo recetas por exceso de velocidad cometidos en una larga recta previa a dicha ubicación. 

Y es que hay que ver lo imprudentes que son/somos los conductores, tan imprudentes que no sólo cometemos la tremenda infracción de sobrepasar los límites arbitrarios y muchas veces injustos que rigen muchas de nuestras carreteras, sino que además paramos en lugares poco apropiados para ser atendidos por los señores de verde, que muy amablemente extenderán recetas de uno o varios cientos de euros "por nuestra seguridad".
 
Dada mi profesión y quehacer habituales procedí a estacionar mi vehículo en una zona legal y me acerqué, cámara en mano, al lugar de los hechos. Que un insigne grupo de agentes de la ley esté realizando su trabajo es algo que merece ser comunicado, pensé, por lo que me dispuse a fotografiar la escena para documentar gráficamente la sana situación. Tan pronto como los agentes comprobaron mi existencia (y sobre todo la de mi cámara) se acercaron a mi para pedirme identificación, con lo que entregué mi DNI a un Guardia Civil que me trató con total educación. No así ocurrió con el que era su superior, Cabo, diría yo si es que los galones de cuando yo estaba en la mili continúan significando lo mismo que en aquellos ya lejanos años. Este individuo, sin haber preguntado nada previamente, me espetó que "si veía la matrícula del coche o la cara de los agentes en algún foro -me iba a enterar-". He de decir que estoy en pleno proceso de Dieta Mental propuesta por El Hormiguero, una probable tontería -que no hace daño a nadie- y que promulga mantener la calma y no enfadarse ni tener malos pensamientos pase lo que pase durante, al menos siete días, dado que comencé ayer la dieta me tomé la grosería del Guardia Civil con muuuuucha calma.
 
Guardia Civil mal aparcada y multando
 
 
Como se habían llevado mi DNI hacia el vehículo me encaminé yo también hacia él, cosa que al "simpático" agente de la benemérita no le pareció procedente, haciéndome saber, de nuevo con muy malos modales, que me tenía que quedar donde estaba. Simpático y dicharachero como era este civilón de los de antes consideré procedente preguntarle si podía identificarse, a lo que el hombre en cuestión (pequeño de complexión pero, ya sabéis, a cualquiera le dan un pito y se cree alguien) se agrandó cual pavo para decirme en elevado tono de voz que él era un agente de la ley y que no debía mostrarme ningún tipo de identificación. En un éxito total de mi dieta mental mantuve el tipo sin inmutarme y le comenté lo peligroso de la ubicación de sus vehículos, lo que al pequeño señor de verde terminó de encresparle y me espetó que si quería que fuera a poner una denuncia "ya que yo sabía tanto".
 
Por muy lamentable que sea esta situación he de comentaros que, una vez llegué a mi casa, me informé sobre las posibilidades que tenía de interponer cualquier tipo de acción legal por las manifiestas infracciones de tráfico cometidas por los agentes, y lo cierto es que no se puede hacer nada. Según me informaba un amigo abogado, él mismo estuvo en un juicio de faltas por un peatón que había grabado a unos agentes en similares circunstancias y... efectivamente, el juez dio la razón a los agentes.
 
 
Ahora podrá venir algún visionario de la seguridad vial a decirme que los radares de tráfico y las multas por exceso de velocidad se ponen "por nuestra seguridad". Le comentaré entonces que no entiendo que cada mañana acuda yo al colegio a dejar a mis hijas y vea como se pasean con total impunidad una enorme cantidad de padres con sus hijos, de cualquier edad y tamaño, sin atar en el coche. Quizás otros más razonables me digan que se trata de pura eficiencia económica, pues un dispositivo policial con un radar y otro coche que pare a los infractores tendrá mucha mayor rentabilidad que el mismo número de guardias vigilando por la buena disposición de los ocupantes de los vehículos. Es más, si se ubican en una recta en la que la velocidad máxima permitida es claramente inferior a la que la sensatez postula entonces serán capaces de obtener una recaudación francamente amplia. ¿Por nuestra seguridad? Por mi seguridad espero no toparme nunca con guardias civiles como el que me "atendió" si tengo un accidente en carretera, seguro que su enorme capacidad mental le haría colocar su vehículo en medio de la autopista sin luces y sin señalizar para evitar que otros conductores impactaran contra mi coche "por su seguridad" me diría.
 
NOTA IMPORTANTE: Por cierto, la foto no es de muy buena calidad porque, obviamente, no pude hacer más fotos. Además, he tenido que distorsionar algo la imagen para evitar que se identifique a los vehículos y a los agentes que, para quien quiera saberlo, se encontraban en la rotonda de acceso a Villalba por la antigua carretera de El Escorial a eso de las 10:30 de la mañana del martes 6 de marzo de 2012.
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

2 comentarios

anónimo dijo...
como dice un amigo mio mas que agente de seguridad deberian llamarse agentes de la inseguridad. ya q cuando los ves en vez de embargarte una sensacion de seguridad, te embarga el miedo a q t den el alto y t crujan por cualquier tonteria.
anónimo - [26/03/2012 01:16:21] - ip registrada
Marseille dijo...
Si es que somos 'carne de cañón' para el enemigo, como les llama un buen amigo mío.
Es una pena que hayan conseguido que los miremos así, en lugar de verlos como unos agentes que deberían estar para ayudarnos.
Gracias por el aviso: mañana tengo que pasar por esa rotonda.
Marseille - [06/03/2012 20:22:03] - ip registrada
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
elemento enviar consulta
Nuevo buscador de coches