Domingo - 16.Junio.2024
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca SCARAB

Marca de los automóviles de competición construidos en Estados Unidos entre 1958 y 1962 por Lance Reventlow, rico piloto norteamericano hijo de la millonaria Barbara Hutton. Los ejemplares fabricados fueron muy pocos y, tanto en el sector de Sport como en el de Fórmula 1, jamás alcanzaron niveles competitivos comparables a los de los automóviles europeos de su época.

Tras haber tomado parte en numerosas carreras con automóviles Porsche, Mercedes y Cooper, Lance Reventlow, gracias a sus disponibilidades financieras, decidió construir un coche americano para participar en el Campeonato Mundial de Marcas. Con este fin, encargó a un equipo compuesto por los técnicos Troutman, Barnes, Diedt y Daigh el proyecto de un Sport. Así, al cabo de poco tiempo y con la colaboración del especialista estadounidense Warren Olson, surgió el primer Scarab, un automóvil interesante, dotado de un ligero bastidor de celosía de tubos de acero al cromo molibdeno (59 kg) y un gran motor V8 alimentado por inyección indirecta (tipo Hilbron), de 4.941 ce, derivado del Chevrolet Corvette.

El Scarab Sport tomó parte en las primeras carreras en 1958. Pilotado por C. Daigh (uno de los componentes del equipo de técnicos organizado por Reventlow), este automóvil ganó el Gran Premio de Estados Unidos (reservado en aquella ocasión a los Sport) y el Gran Premio de Riverside. En 1960, el Scarab obtuvo otros resultados, clasificándose segundo en el Gran Premio del Pacífico y tercero en el de Riverside, conducido por A. Pabst. Finalmente, una versión renovada de dicho modelo, con motor Oldsmobile situado en la parte trasera, llegó segundo en el Gran Premio del Pacífico de 1963, conducido por A. J. Foyt.

Mientras tanto, Reventlow, tras los discretos resultados obtenidos con el Sport, decidió afrontar también el sector de los monoplazas.

El primer Scarab de Fórmula 1 fue construido en 1960, último año de la Fórmula que preveía motores de 2.500 ce, por lo cual se eligió un motor que pudiera realizarse en diferentes cilindradas, desde los 1.500 ce previstos para la Fórmula 1 de 1961, hasta los 3 l para la versión destinada a las carreras de Sport. Se trataba de un modelo de 4 cilindros con doble árbol de levas en cabeza y accionamiento desmodrómico de las válvulas. El proyecto, debido a Leo Goosen, poseía gran número de detalles del motor Mercedes 300 SLR y, sobre todo, del rápido Vanwall de Fórmula 1.

Su bastidor representaba un avanzado compromiso entre la técnica típicamente norteamericana de Indianápolis y los más evolucionados monoplazas europeos con motor delantero. El propulsor iba colocado con los cilindros horizontales y un corto eje lateral de transmisión lo unía al cambio. Éste iba situado en la parte trasera en bloque con el diferencial, prácticamente al lado del piloto. Las suspensiones, independientes en las 4 ruedas, empleaban muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos coaxiles.

A pesar del enorme esfuerzo financiero, este coche no se mostró competitivo y su laboriosa puesta a punto, complicada por la enorme distancia existente entre los talleres de Los Angeles y los circuitos europeos, aumentó su diferencia frente a los más modernos automóviles con motor trasero. En 1960, el Scarab, con el piloto Chuck Daigh, sólo consiguió clasificarse para el Gran Premio de Bélgica, del que se retiró, y obtener el décimo lugar en el de Estados Unidos. Al año siguiente, Reventlow realizó una versión con motor de 3 1 para la Fórmula Intercontinental y en 1962 un nuevo automóvil equipado con un motor Buick V8 trasero, pero ni uno ni otro obtuvieron resultados positivos.



Etiquetas: S
Visitas: 1252
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches