Sábado - 28.Noviembre.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca WILLYS

Marca automovilística norteamericana que, entre 1909 y 1963, designó una gran variedad de vehículos, pero que, sobre todo, ha quedado unida al Jeep, el popular automóvil de todo terreno surgido con fines militares y posteriormente extendido por todo el mundo para usos civiles. Sin embargo, mucho antes de la aparición del Jeep, la Willys gozaba en Estados Unidos de una amplia popularidad y hacia 1915 la marca ocupaba precisamente el segundo lugar en las ventas dentro del mercado nacional, precedida por la Ford.

La historia de la empresa dio comienzo en 1902, en Terre Haute (Indiana), con la creación de la Standard Wheel Company, pequeña fábrica automovilística especializada en coches económicos monocilíndricos y bicilíndricos. En 1905 la empresa se desplazó a Indianápolis y su razón social fue cambiada por la de Overland Co. Dos años más tarde sus condiciones financieras se hicieron críticas y fue precisa una reorganización comercial. Entonces intervino John North Willys, de Elmira (Nueva Jersey), representante de varias marcas de automóviles, quien, en algunos años, tras haber fabricado y vendido bicicletas, se había creado una considerable fortuna. La denominación de la empresa se transformó en Willys-Overland Co.

El primer automóvil de la nueva gestión fue un modelo de 4 cilindros que recordaba, en cuanto a algunas soluciones técnicas, los modelos Ford de su época. En 1909 siguieron 2 nuevos automóviles de 6 cilindros de grandes dimensiones, que, debido a su precio más bien alto, no tuvieron éxito. Abandonados los tipos de 6 cilindros, la empresa concentró su actividad en la construcción de los de 4 cilindros, que habían conquistado una buena posición en el mercado. Mientras tanto, las instalaciones se habían trasladado a Toledo (Ohio), a los talleres de la antigua Pope.

En 1914, tras una larga serie de automóviles de 4 cilindros, apareció un nuevo modelo, designado con el número 79, también de 4 cilindros y vendido a un precio inferior a 1.000 dólares. Su éxito fue inmediato y a finales de aquel año ya se habían fabricado más de 80.000 ejemplares.

También en 1914, tras un acuerdo comercial con el famoso inventor del motor sin válvulas, surgió en el ámbito de la empresa la Willys-Knight, destinada a fabricar motores con distribución por corredera. Cabe observar que la Willys fue la primera marca norteamericana que tuvo fe en Knight y que adoptó en serie su sistema de distribución, mientras la mayoría de constructores mostraba cierto escepticismo acerca de la validez de la nueva aplicación. Ello se tradujo en una notable ventaja para Willys cuando, al cabo de pocos años, el sistema Knight, posiblemente más por conformismo comercial que por sus ventajas técnicas efectivas, conoció una época de gran difusión.

El primer Willys-Knight, aparecido precisamente en 1914, era un modelo de 4 cilindros que, si se exceptúa la distribución sin válvulas, no presentaba nada de particular. En cambio, el grueso de la producción continuó concentrándose en los tradicionales motores de válvulas laterales (los de los Willys eran, en general, con culata en L) y en 1915 apareció un excelente 6 cilindros, gracias al cual las ventas aumentaron y la marca alcanzó el segundo lugar en el mercado norteamericano.

Respecto a los motores Knight, cabe recordar un gran V8 de 1917, automóvil apreciado pero de escaso éxito. A principios de los años veinte, tanto el V8 como los anteriores modelos con motores convencionales de 6 cilindros fueron abandonados y la gama volvió a contar solamente con automóviles de 4 cilindros ofrecidos tanto con distribución Knight como con culata en L. Estos últimos, sobre todo, permitieron que la empresa se mantuviera aún durante cierto tiempo en la cumbre del mercado. En 1925 aparecieron de nuevo los modelos de 6 cilindros a precios competitivos, pero el éxito más sobresaliente de esta época lo obtuvo el nuevo 4 cilindros Whippet, vendido a poco más de 600 dólares.

Los Willys-Knight tuvieron su mejor momento en 1928, sobre todo con el pequeño modelo de 4 cilindros denominado 70 y luego con la serie Falcon-Knight de 6 cilindros y la Stearns-Knight.

A principios de los años treinta, la crisis económica general se hizo sentir también en la Willys. De la gama habían sido eliminados todos los antiguos modelos de 4 cilindros sin que hubiera sido puesto a punto un programa de producción adecuado para su substitución. La situación financiera se precipitó y a partir de 1933 la actividad quedó reducida a la fabricación de un único modelo económico que determinó el retorno al tipo de 4 cilindros. Este coche, denominado 77, registró el precio más bajo impuesto por la Willys: 445 dólares. Actualizado y dotado de frenos hidráulicos y de carrocería aerodinámica, este modelo permitió a la marca resistir hasta el estallido de la guerra.

Durante el conflicto, la empresa, en colaboración con la Ford, construyó el famoso Jeep y sobre este último concentró su actividad hasta 1952. Al año siguiente, la marca Willys volvió a designar automóviles civiles normales, como uno de 4 cilindros económico (con el mismo motor que el Jeep) y uno de 6 cilindros con válvulas de admisión en cabeza y de escape laterales. En aquel mismo año, la Willys fue absorbida por la Kaiser.



Etiquetas: W
Visitas: 3669
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Gestoría Online de Tráfico
Gestoria Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Gestoria Online de Tráfico