Viernes - 23.Junio.2017
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Fiat Seicento: historia

Por Miguel Galán

Fiat Seicento Suite

En los últimos años están apareciendo una serie de vehículos de pequeño tamaño supuestamente adaptados a un uso eminentemente urbano a los que los fabricantes equipan tanto con potentes motorizaciones como con unos equipamientos difícilmente justificables y/o útiles para moverse por la ciudad. Todas estas innovaciones, por desgracia, vienen acompañadas de unos precios de salidas que en la mayoría de los casos superan a la de sus hermanos de gama compacta. Ejemplos hay muchos: el Renault Twingo es más caro que el Clio, el Peugeot 108 es más caro que el 208…

Hay que echar la vista unos años hacia atrás para encontrar a uno de los últimos vehículos urbanos equipados con mecánicas adaptadas a la gran ciudad, con unos niveles de equipamiento más que suficientes para corretear por la calles y, sobre todo, con un precio adaptado también al producto: estoy hablando del Fiat Seicento.

El Fiat Seicento llegó al mercado europeo a lo largo del año 1998 como “sustituto” del también urbano Fiat Cinquecento. Uso las comillas porque realmente más que un sustituto, el Fiat Seicento supuso una seria actualización del Fiat Cinquecento, al que se le dotó de una estética más suave y un poco más de rigidez estructural. En lo que se refiere a bastidor, motores y soluciones técnicas no había gran diferencia entre uno y otro a pesar de las mejoras introducidas.

La estética del Fiat Seicento era simple pero llena de pequeños detalles que más que buscar una función intentaban disimular la simpleza estética que sin embargo era parte del encanto de un coche. Dicho esto, a grandes rasgos se puede decir que el diseño básico del Fiat Seicento es totalmente cuadrado (techo, portón, puertas…) pero con todo sus componentes redondeados (pilotos, faros, luneta…).

Fiat Seicento Suite

 

El interior sí mostraba una ruptura total con su antecesor. Frente al salpicadero rectilíneo del Fiat Cinquecento, el Seicento equipó un frente de habitáculo con unas formas bulbosas y circulares que se repetían en todos los mandos (salidas de aíre, mandos de climatización, instrumentación…). Eso sí, no había ni una sóla línea maestra en el diseño del salpicadero y ni uno mando guardaba relación estética o posicional con el resto, lo que no quiere decir que fuera un salpicadero desorganizado o feo, porque todos los mandos estaban al alcance de la mano y la imagen general era simpática.

Lógicamente todos los coches tiene un punto negro y el del Fiat Seicento resultó ser muy negro. A pesar del aumento de rigidez y la “preocupación” del fabricante por la seguridad, las pruebas de choque de este urbano resultaron ser un desastre y enviaron al Fiat Seicento a lo más bajo de la lista casi empatado con el también recordado Rover 100.

La oferta inicial (y final) del Fiat Seicento de centró en dos bloques ya conocidos de otros modelos Fiat. El motor bicilíndrico de 704cc de deshecho y en su lugar se lanzó un bloque tetracilíndrico de 899cc de 39cv, que no era más que una reconversión del tan conocido como viejo motor de 903cc de la familia 100 con un poco menos de cilindrada para satisfacer determinadas restricciones fiscales. Con este bloque el Fiat Seicento necesitaba más de 16” en alcanzar los 100km/h pero era capaz de moverse por la ciudad con cierta agilidad y con un consumo de carburante contenido. Además este bloque se podía combinar con el cambio CityMatic que permitía el cambio de marcha habitual pero sin pedal de embrague.

Fiat Seicento Sporting

 

En la parte “alta” del catálogo, y reservado para las opciones más “lujosas” o “deportivas” (perdón por el abuso de comillas) se presentó el bloque de 1.108cc, 54cv y 88Nm que permitía alcanzar los 100km/h en menos de 14”… Curiosamente de este bloque, y desde el principio de la comercialización, se ofrecieron dos cambios distintos según el nivel de acabado del vehículo y, según el mercado al que fueran dirigidos, con la etiqueta ecológica Euro2 ó Euro3. El modelo con la especificación Euro3 era un poquito más ágil y era menos contaminante a pesar de consumir un poquito más.

El algunos mercados había una tercera mecánica eléctrica con autonomía para 90km y que permitían al pequeño urbano alcanzar los 100km que se vendía bajo el nombre de Fiar Seicento Elettra y que necesitaba más de ochos horas para cargarse.

Desde el principio, y dejando de lado las series limitadas y/o especiales, se proyectaron cuatro niveles de equipamiento. El motor básico se podía combinar con los acabados S y SX y el motor 1.1 con los Suite y Sporting. El modelo básico S contaba con tapacubos de reducido tamaño, paragolpes negros e incluso el ventilador interior tenía sólo tres velocidades (cuatro para el resto). Sin embargo, dependiendo del grado de equipamiento, el Fiat Seicento podía contar con aire acondicionado, elevalunas, llantas de aluminio, apertura remota del portón trasero…

Este coche fabricando en Polonia se comercializó con gran éxito en gran parte de Europa pero es justo reconocer que tres cuartas partes de su producción de vendieron en Italia.

Fiat Seicento SX

 

En el año 2000 se presentó la segunda serie con más modificaciones técnicas que estéticas o prácticas. El motor de 899cc por la imposibilidad de adaptación de este bloque a las normas anticontaminación Euro3, quedando el bloque de 1.108 como única alternativa. Sin embargo este bloque sustituyó su inyección monopunto por otro sistema de inyección multipunto más evolucionado.

A nivel estético se ahumaron los intermitentes delanteros, se modificó ligeramente el diseño de los paragolpes y se introdujo un nuevo anagrama circular de Fiat. En el interior también se pudieron observar algunos cambios pero de matiz, como el nuevo reloj digital, nuevas tapicerías o incluso un nuevo fuelle para la palanca de cambios de las versionas más equipadas. En lo que respecta a la seguridad, se comenzó a ofrecer el airbag desconectable para el acompañante.

En determinados mercados la versión SX cambio su nombre por EL sin que ello significase modificación alguna en su equipamiento. El resto de niveles, S, Suite y Sporting se mantuvieron o fueron temporalmente sustituidos y/o complementados por diversas series limitadas.

Fiat Seicento SX

 

A lo largo del año 2002 se restructuró la gama en la mayoría de los mercados en los que el Fiat Seicento estaba presente. El modelo S se sustituyó por un modelo básico sin denominación comecial, los SX/EL fueron sustituidos por el Seicento Comfort, el Sporting se mantuvo y despareció el Elettra. Pero, ¿dónde está el Suite? Pues el nivel de equipamiento equivalente a este acabado estaba disponible, claro que sí, pero con denominaciones que se correspondían con series limitadas.

En el año 2004 se volvió a restructuras la gama en torno a dos modelos: el básico Actual y el más equipado Active, lo que significó la desaparición de los modelos Sporting y del cambio pilotado CityMatic, quedando el cambio manual de cinco velocidades como única opción disponible. El modelo superior Active tenía un equipamiento casi comparable al de los antiguos Suite y en su interior se podía advertir una mejor calidad de acabado, casi al nivel del Fiat Panda que había sido presentado por esas fechas.

Fiat 600 50th Anniversary

 

A lo largo del año 2005 comenzó la comercialización de la que podría ser llamada como tercera serie a pesar de que una vez las variaciones observadas fueron más bien discretas y encaminadas a permitir que el Fiat Seicento afrontase los últimos años de su vida comercial con una relativa dignidad frente a una nueva generación de microurbanos mucho más caros, mucho más potentes y mucho más “chic”. Para empezar se cambió el nombre de Seicento a 600 para conmemorar el 50 aniversario del lanzamiento de tan icónico modelo (el Fiat 600 “original”).

Esta tercera serie sumó a los acabados Actual y Active un nuevo nivel de acabado denominado 50th Anniversary que destacaba por ofrecer una paleta de colores suaves (perdón, quizás debería decir “vintage”…) tanto para el exterior como para el interior inspirados en el Fiat 600 de 1955.

Fiat 600 50th Anniversary

 

Otros detalles de los que sí se benefició toda la gama fue de la instrucción de unos adornos cromados en el frontal inspirados en los que equipaba el primer Fiat 600 y del anagrama Fiat en el portón, que por cierto dejó de lado la posibilidad de abrirse desde el exterior. A pesar de estos detalles, las versiones básicas Actual seguían sin equipar dirección asistida, elevalunas o paragolpes pintados, por lo que su presentación era más bien austera, al igual que su precio, que todo hay que decirlo…

En el año 2009, con el Fiat 500 en plena efervescencia comercial, el fabricante dejó caer de producción el modelo 50th Anniversary y mantuvo un año más las versiones Actual y Active hasta que en mayo del año 2010 el Fiat 600 fue descatalogado. Como curiosidad, la última unidad producida fue entrega al Museo de la Tecnología de Varsovia.

Fiat 600 50th Anniversary

Visitas: 3364
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Salón del automóvil de Ginebra 2017
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar