Martes - 12.Noviembre.2019
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Peugeot 607: el último comodín

Por Miguel Galán

La industria automotriz francesa nunca contó en su catálogo con grandes berlinas de lujo. Cierto es que los Citroën DS fueron en su momento un escaparte tecnológico en el que el resto de los fabricantes europeos querían reflejarse pero cuando tanto éste como su versión económico ID se descatalogaron en 1975 dejaron un hueco que ningún fabricante francés ha sabido (o querido) llenar. En estos momentos los más “exclusivo” que tienen las marcas francesas no dejan de ser berlinas medias con carrocerías de hasta 4’85m equipadas en su mayor parte con motores diésel cuya oferta comienza en unos tímidos 110cv. Citroën lo intentó con el XM y fracasó. Renault lo intento con el Vel Satis y su fracaso fue aún mayor. Sólo Peugeot y su modelo 605 obtuvo un mínimo reconocimiento en el mercado a pesar de su imagen anodina y de la baja fiabilidad de sus motores PRV.

El Peugeot 607 se presentó como sustituto del Peugeot 605 en el salón del automóvil de Frankfurt celebrado en septiembre de 1999 con la intención de competir con las berlinas alemanas y comenzó su comercialización pocos meses después de comenzar el siglo XXI.

Influenciado en su diseño por el prototipo Nautilus, el Peugeot 607 mostraba una línea muy fluida de disimulaba en cierta manera sus 4’90m de longitud. En el frontal destacaba sus formas orgánicas que enlazaban con naturalidad la defensa con las ópticas, el capó y las aletas delanteras. Todas sus formas (parrilla superior e inferior, adornos cromados, aperturas de ventilación) tenían un marcado diseño horizontal que realzaba aún más si cabe sus 1’83m de anchura.

La vista lateral mostraba una línea de cintura baja y un montante C muy fino que permitieron proyectar una gran superficie acristalada, pero el exceso de paralelismo de todos los elementos del coche le quitaron personalidad a este coche. De hecho en este aspecto el coche fue criticado por exceso de discreción y falta de innovación.

La parte trasera del coche resultaba tan discreta o anodina como la vista lateral. Todos los elementos eran excesivamente horizontales y el exagerado tamaño de los pilotos tampoco ayudaba mucho. Sólo la original forma con la que el lateral y la luna trasera se fusionaban en la tapa del maletero aportaba algo de personalidad a este gigante de la carretera. Sin embargo en la parte trasera era donde más se veía que este coche no estaba a la altura de lo esperado y todo por un detalle que era tan visible como inadvertido: a pesar del gran tamaño de los pilotos, las funciones lumínicas eran pequeñas, cuadradas y sin ningún tipo de relación la forma de los pilotos. Detales…

A favor de su carrocería he de decir que sus paneles estaban soldados por tecnología láser, que el capó delantero estaba fabricado en aluminio, que ofrecía una garantía anticorrosión de doce años y de la pintura de tres años.

El interior del Peugeot 607 era sin embargo elegante, con líneas suaves en el salpicadero y tres ambientes interiores que ofrecía una cierta capacidad de personalización. Al igual que el exterior, el interior ofrecía líneas suaves, un diseño sin estridencias y una doble consola central perfectamente integrada. La consola superior aglutinaba las salidas de aire y una pantalla que en los modelos más equipados era a color. En la consola inferior estaban los mandos de la radio, del teléfono y del climatizador bizonal que sin embargo no tenía salidas de aire para los pasajeros traseros. Detalles…

A nivel técnico, el Peugeot 607 usaba la plataforma del 605 y su misma amortiguación. Los modelos equipados con motores de seis cilindros montaban una suspensión regulada electrónicamente que aumentaba su rigidez con la velocidad. El sistema eléctrico del Peugeot 607 se confío a un sistema de multiplexado reducir al máximo el cableado del coche pero que en este caso específico multiplicó las averías.

En el momento del lanzamiento del Peugeot 607 se ofrecieron tres bloques mecánicos que el fabricante catalogó como nuevos, pero no dejaron de ser evoluciones de motores ya conocidos. El más básico de la gama era el 2.2i (2.230cc – 160cv) que era una evolución del motor de dos litros de la marca con la carrera ampliada y un eje de equilibrado para eliminar las vibraciones típicas de los motores con cilindros “grandes”. En la parte alta del catálogo se ofrecía el 3.0i (2.946cc – 207cv) con un bloque de seis cilindros que no dejaba de ser la enésima evolución del motor PRV equipado para la ocasión con una nueva culata.

La oferta de gasóleo se confió al 2.2 HDi (2.179cc – 136cv). Este motor era una evolución del conocido motor 2.0 HDi de PSA pero con la carrera ampliada y una culata de admisión variable que contaba con doble conducto de alimentación, uno para crear turbulencia y otro para garantizar altos niveles de caudal y que sólo se abría en aceleraciones fuertes o cuando el motor giraba alto de vueltas. Una característica de este motor es que equipaba un filtro de partículas que requería mantenimiento.

Todas las unidades equipaban cambio manual de cinco velocidades aunque bajo pedido se podía solicitar uno automático por convertidor de par de tan sólo cuatro relaciones.

Cuando las primeras unidades llegaron a la venta los periodistas que se basaban en aspectos prácticos alabaron el trabajo realizado por Peugeot en materia de aislamiento acústico, la gran facilidad del vehículo para rodar a gran velocidad con elevados niveles de comodidad y la gran cantidad de automatismos con los que el coche mimaba al conductor y a los pasajeros, pero también llovieron las críticas por una serie de detalles incuestionables.

A pesar de la gran distancia entre ejes del bastidor del Peugeot 607 resultaba pequeño. Por un lado, la regulación de los asientos delanteros podía llegar a resultar insuficiente para personas de cierta altura y los pasajeros de los asientos traseros no tenían más espacio que en un Peugeot 406. El maletero, con casi 500 litros de capacidad tenía un volumen correcto, pero las antiestéticas y vetustas bisagras del portón interferían mucho en su interior y condicionaban en cierta manera la forma de cargar la mercancía al igual que la forma cóncava de la tapa.

A principios del año 2001, a los pocos meses de iniciar su comercialización en gran parte de los mercados europeos, el Peugeot 607 introdujo como equipo de serie en todas las versiones el control de estabilidad. Esto fue debido a que cuando comenzaron a publicarse las primeras pruebas dinámicas del coche fueron muchos los periodistas que criticaron la excesiva reactividad del coche, que obligaba a realizar numerosas correcciones del volante incluso en tramos rectos. La introducción del control de estabilidad corrigió en cierta manera estos problemas, pero no eliminó el comportamiento nervioso del coche.

El Peugeot 607 se convirtió rápidamente en el coche oficial de gran parte de los organismos públicos franceses y españoles, pero su bajo nivel de aceptación por el público particular hizo que la primera (y única) actualización se hiciera esperar hasta el año 2005.

La actualización a nivel estético fue más bien discreta y se centró en un nuevo diseño de los paragolpes y de la estructura interna de los pilotos traseros que pasaron a tener una cubierta semitransparente. Lógicamente se introdujo también el típico cambio en la oferta de colores exteriores y en el diseño de las llantas de aluminio. A nivel de propulsores y cambio se puede hablar sin embargo de un coche casi totalmente nuevo.

Los motores de gasolina 2.2i y 3.0i pasaron a ofrecer 163 y 211cv respectivamente y se beneficiaron también de un ligero aumento en la cifra de par y de la introducción un nuevo cambio automático de seis velocidades con mando secuencial. El motor de cuatro cilindros se podía solicitar con cambio manual también se seis velocidades.

En lo que respecta a los motores diésel el cambio fue aún mayor. El 2.2 HDi dejó paso a un 2.0 HDi (1.997cc) ofrecido con 110 ó 136cv. El menos potente, de difusión muy limitada, se ofrecía con cambio manual de cinco velocidades. El más potente se ofrecía con cambio automático o manual, de seis velocidades en ambos casos.

En la parte alta del catálogo de gasóleo aparecieron dos bloques con motores equipados con doble turbo. Por un lado el 2.2 HDi con 170cv y el 2.7 (2.720cc – 207cv). Este último motor, estrenado por el Jaguar S-Type, se ofrecía únicamente con cambio automático de seis velocidades.

Una novedad que introdujeron los motores diésel fue el filtro de partículas sin mantenimiento en toda la gama como equipo de serie. A diferencia del filtro de partículas que equipaba el 2.2 HDi – 136, este nuevo no requería la adicción de cerina en los trabajos de mantenimiento, pero tenía una vida útil aproximada de 200.000km y un precio que superaba ampliamente los 1.000€ (en 2005).

Con esta actualización, el Peugeot 607 sobrevivió hasta que en el año 2009 comenzó el proceso de descatalogación, que terminó con el cese definitivo de su comercialización en el año 2010.

¿Qué fue lo que le pasó al Peugeot 607? Desde los años 80 Peugeot se negaba a asimilar el descrédito que tanto el Peugeot 604 como el 605 habían otorgado a la marca. Ni un modelo ni el otro obtuvieron el beneplácito del público por la escasa fiabilidad de sus motores y por sus diseños anodinos. Por otro lado, el éxito y la fiabilidad de los Peugeot 504 y 505 había ensombrecido en cierta manera los modelos más grandes de la marca. De la misma forma que el Peugeot 605 fue ensombrecido por el Peugeot 406.

Por otro lado, y en este caso siempre según publicaciones de la propia Peugeot, su política a la hora de vender berlinas grandes siempre fue muy confusa. Se supone que el Peugeot 406 sustituyó al 405 y al 505 de un soplo, pero luego lo intentó con el modelo 605. Años más tarde se suponía que el Peugeot 407 era el sustituto de los 406 y de los 605, pero lanzaron el 607. Con el lanzamiento del Peugeot 508, el propio fabricante sostuvo que era el sustituto tanto de los 407 como de los 607, pero en los grandes salones de automoción siguen mostrando prototipos de grandes berlinas…

Mientras no haya cambios, el país galo debe conformarse con berlinas medias a las que le maquillan el lujo que sus antepasados tuvieron.

Visitas: 8607
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches