Domingo - 16.Enero.2022
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

BMW Serie 1, historia y antecedentes

En el año 2004 BMW decidió sacar a la venta un vehículo compacto para competir con el Audi A3 y, en cierto modo, también con el Mercedes Benz C SportCoupé. La apuesta de la marca bávara se basaba en una carrocería exclusivamente de cinco puertas que incorporaba la tradicional propulsión posterior de la marca. La comercialización del modelo se produjo a partir de septiembre y comenzó con tres versiones de gasolina (116i, 118i y 120i) y dos diésel (118d y 120d) sin que estuviera en principio disponible ningún motor de seis cilindros, aunque a partir del salón de Ginebra del 2005 estuvo disponible el 130i, que contaba con 258 CV de potencia y se convertía en uno de los compactos más potentes de su época.

 
Salvo esta última versión, todos los motores recurrían a bloques de cuatro cilindros en línea y el 120i contaba con el sistema de distribución variable Valvetronic específico de la marca germana. Las potencias disponibles eran de 115, 129 y 150 CV para los 116i, 118i y 120i, siendo en todos los casos motores atmosféricos. Las versiones diésel disponían en ambos casos de dos litros de cilindrada para ofrecer 122 y 163 CV de potencia, contando en ambos casos con injección mediante conducto común, sobrealimentación mediante turbo de geometría variable e intercooler, por lo que su diferente rendimiento se debía, básicamente, a diferentes reglajes de la electrónica.
 
Ya por aquel entonces todas las versiones contaban con control electrónico de estabilidad y cambio manual de seis relaciones en los 120i, 130i y 120d  (5 para el 116i, 118i y 118d) mientras que existía la posibilidad de incorporar un cambio automático con convertidor de par y seis relaciones en el 120i, 130i y 120d. 
 
Para enero del 2007 se produjo un restyling del modelo que incorporó algunas variaciones mecánicas. Así los nuevos motores y potencias quedaban del siguiente modo: 116i (122 CV), 118i (143 CV), 120i (170 CV), 130i (265 CV), 118d (143 CV), 120d (177 CV) y 123d (204 CV). La distribución variable se añadía a los motores más pequeños de gasolina, que también incorporaban el cambio manual de seis relaciones y podían optar al automático. En el caso de los diésel llamaba sobre todo la atención la incorporación del sistema de sobrealimentación mediante dos turbos trabajando en serie en la mecánica 123d, cuyo rendimiento de 204 CV de potencia máxima se conseguía con una cilindrada de sólo dos litros.
 
En el año 2007 también apareció la versión de carrocería tres puertas y la llamada coupé, con una línea algo polémica en la que la trasera tipo sedán se combinaba con únicamente una puerta lateral a cada lado. Para esta versión se añadía a la oferta un motor de gasolina sobrealimentado por turbo con tres litros de cilindrada y seis cilindros denominado 135i que rendía nada menos que 306 CV de potencia máxima. También estaban disponibles el 120d y el 123d con los mismos rendimientos que la versión de cinco puertas. Basado en la versión coupé apareció en el 2008 la carrocería descapotable, que incorporó los motores 118i (143 CV), 120i (170 CV), 135i (306 CV) y 120d (177 CV), añadiendo además a la oferta el llamado 125i, que era el mismo tres litros pero en esta ocasión atmosférico y con 218 CV de potencia máxima.
 
En el 2011 apareció la nueva generación, en la que la distancia entre ejes pasaba de 2,66 a 2,69 metros para mejorar la habitabilidad, las vías delantera y trasera también aumentaban, pasando de los 148,5/149,5 en la generación precedente hasta los 153,7/157 en la siguiente. La longitud total del modelo pasó a ser de 4,32 metros, con 1,77 de ancho y 1,42 de alto, con lo que aumentaba en todas las cotas salvo en altura.
 
 

 
Una de las variaciones más importantes de la nueva generación era la incorporación de nuevos motores sobrealimentados por turbo en toda la gama. Siempre con dos litros de cilindrada y motores de cuatro cilindros, las nuevas versiones de gasolina son las 116i (136 CV), 118i (170 CV), 125i (218 CV), mientras que en diésel están el 116d (116 CV), 118d (143 CV), 120d (184 CV) y 125d (218 CV). Otra variación importante fue la posibilidad de incorporar en algunas versiones el nuevo cambio automático de ocho relaciones de ZF. Todos estos cambios permiten no sólo mejorar las prestaciones de cada una de las mecánicas sino, además, hacerlo ofreciendo menores consumos en todas y cada una de ellas. Aunque ha habido algunas variaciones en la carrocería coupé la más importante se corresponde con el lanzamiento del muy especial M1, un verdadero deportivo que cuenta con el motor de seis cilindros en línea sobrealimentado por turbo para ofrecer una potencia máxima de 340 CV.
 
 
 
Otros contenidos de la prueba del BMW Serie 1:
 
 
 
 
 
 
 


 
Etiquetas: historia
Visitas: 20817
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches