Lunes - 18.Enero.2021
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Peugeot 208: historia y antecedentes: 2 de 4: Peugeot 206

Por Miguel Galán

Tras el fallido intento de sustituir en 1991 al Peugeot 205 por el Peugeot 106 el fabricante francés necesitó desarrollar un proyecto totalmente nuevo para lanzar al mercado un nuevo sucesor del Peugeot 205. Este proyecto culminó en 1998 con el lanzamiento del Peugeot 206. Este nuevo urbano sí que supo heredar el concepto que había desarrollado su antecesor en cuanto a tamaño, calidad y eficacia, valores que le convirtieron en uno de los vehículos franceses más vendidos de la historia. De hecho desde su lanzamiento hasta que fue parcialmente sustituido por el Peugeot 208 en 2006 se fabricaron más de 5.000.000 de unidades. Además de sustituir al Peugeot 205, este nuevo urbano tenía la misión de ocupar un puesto intermedio entre el excesivamente urbano y poco exitoso Peugeot 106 y el compacto Peugeot 306, que sin ser un éxito rotundo, registraba unas cifras de ventas correctas gracias a mercados como el español, el francés y el italiano.

Diseñado por el turco Gunak Murat, el Peugeot 206 llegó al mercado europeo el 10 de septiembre de 1998 con una estética muy personal pero que repetía la simplicidad y equilibrio que ya se había visto en el Peugeot 205. A diferencia de los diseños tensionados de los Peugeot 106, 306 y 406, el nuevo Peugeot 206 presentaba unas líneas bulbosas y redondeadas que surgían desde la parte delantera y se prolongaban por los laterales diseñando el resto del coche. Llamó la atención la forma y tamaño de los faros delanteros y de la toma de aire frontal que más tarde serían elementos característicos de los Peugeot diseñados en los primeros años del siglo XXI. Como detalles de personalidad del coche se pueden destacar las tres tomas de aire en el capó y el diseño asimétrico de la parte superior del capó delantero.

El interior del Peugeot 206 mostraba un diseño tan simple como elegante en el que se dio una relativa importancia a la consola central y a la pantalla situada en su parte superior y en la que se en los modelos más equipados mostraba datos como la hora, fecha e información de la radio. Sólo los botones de los elevalunas estaban ligeramente “escondidos” al lado del freno de mano complicando su manejo a personas de baja estatura o a cualquiera que llevase el asiento delantero en una posición adelantada. Por lo demás, el salpicadero del Peugeot 206 era práctico y contaba con una bandeja vaciabolsillos de gran tamaño delante del acompañante. En los modelos más equipados, la tapa de la guantera estaba recubierta del mismo tejido que el tapizado de los asientos.

El bastidor del Peugeot 206 era totalmente nuevo aunque no aportó ninguna novedad técnica. De hecho su eje delantero estaba tomado del Peugeot 306 aunque convenientemente recortado para adaptarse a las medidas del Peugeot 206. Lo mismo sucedió con su oferta mecánica. El motor diésel, con 1.868cc y 70cv, era de nuevo desarrollo pero la oferta de mecánicas de gasolina se basó en motores ya vistos en otros modelos de la marca a los que sólo hubo que recolocar el sistema frontal de refrigeración debido al diseño más aerodinámico del Peugeot 206 respecto a los 205 y 306. En el momento del lanzamiento comercial la oferta de motores de gasolina se articuló en torno al 1.1 (1.124cc 60cv), al 1.4 (1.360cc 75cv) y 1.6 (1.587cc 90cv), equipados todos ellos con cambio manual de cinco velocidades.

Los niveles de equipamiento disponibles eran los XR, XS y XT; llevaban la “X” tanto para las carrocerías de tres puertas como para las de cinco. En algunos mercados se comercializó una versión muy económica que iba dirigida a empresas y que rara vez se ofrecía al púbico general. Cuando un particular se interesaba por ella o bien se negaba su existencia o se ponían excusas relativas a largos plazos de entrega y poca diferencia de precio respecto a la versión XR (Comprobado por mí mismo). En cualquier caso el equipamiento era el esperado para un coche de su segmento. Elementos como la dirección asistida o el sistema antibloqueo de frenos eran equipo de serie para todos los equipamientos. Como elementos opcionales se podía acceder al aire acondicionado, las llantas de aluminio, el techo panorámico…

A lo largo del año 1999 se fue completando la gama del Peugeot. La primera novedad fue la comercialización del motor 2.0 HDi desarrollado conjuntamente con Ford. Este bloque turbo diésel rendía 90cv y equipaba la tecnología de inyección por conducto común. Posteriormente se lanzó el motor 1.4 con caja de cambios automática de cuatro velocidades también la primera serie especial con el nombre de 206 Rolland Garros.

Ya en 1999 llegó la deportividad a la gama 206 con el lanzamiento de las versiones GTi y GT WRC. El 206 GTi equipaba un motor de dos litros y 136cv que permitía a este pequeño urbano alcanzar los 210km/h. Estéticamente se reconocía por las llantas de aleación de 15”, por su alerón trasero y por los faros de doble óptica. El resto del coche mantenía la estética discreta que caracterizaba a sus hermanos de gama.

Los amantes de la explosividad visual preferían el aspecto del Peugeot 206 GT WRC. Realizado sobre el 206 GTi, el GT WRC se reconocía por la tapa del depósito de combustible en material metálico, por las llantas de 17” y por sus enormes defensas que alargaban la longitud total del coche casi 20cm para llegar hasta los cuatro metros y poder así homologar al Peugeot 206 para el WRC. Se fabricaron 4.000 unidades aunque sus defensas causaron furor y muchos propietarios de Peugeot 206 decidieron instalarlas en sus coches.

En poco más de un año Peugeot había conseguido que su urbano estuviera presente en el mercado con mecánicas de gasolina y diésel con potencias de entre 60 y 136cv, con cambios manual de cinco velocidades y automático de cuatro y con carrocería de tres y puertas. Esta variedad en la oferta quizás haya sido clave para entender el éxito de un coche que podía adaptarse a todas las necesidades y cuya estética además gustaba a todo el mundo.

El año 2000 comenzó con el lanzamiento del motor 1.6 16v 110cv ligado al acabado deportivo XS y disponible en principio sólo con la carrocería de tres puertas. Al igual que había pasado con el 205 GTX, esta nueva versión del 206 sería una alternativa interesante y económica al codiciado GTi.

Sin embargo la gran novedad del año 2000 fue el lanzamiento del primer descapotable con techo rígido escamoteable de su categoría: el Peugeot 206 CC. Para la construcción de este coche Peugeot quiso hacer un guiño a su pasado hasta encontrarse con el primer vehículo descapotable con techo rígido desmontable, el Peugeot 401 de 1935. Al igual que por aquel entonces Peugeot partió de la carrocería berlina, eliminó el espacio de los asientos traseros hasta hacerlo testimonial y diseño toda la parte trasera de forma que pudiera albergar el techo una vez plegado. Este pequeño descapotable se convirtió en todo un éxito.

En el año 2002 se lanzó la carrocería familiar SW. Aunque sus ventas no fueron malas, no tuvo el éxito esperado por el fabricante que tuvo que rebajar su previsión de ventas en dos ocasiones. Sí fue más exitoso sin embargo la introducción de un nuevo bloque motor 1.4 HDi de 70cv para sustituir al viejo 1.9D. Este bloque también fue fruto de la colaboración de PSA con Ford.

En mayo del 2003 llega una actualización estética muy discreta que pero que modifica tanto el frontal como la zaga del Peugeot 206. Los cambios más visibles fueron los nuevos faros transparentes de plexiglás, un nuevo emblema Peugeot más grande y los pilotos traseros con una nueva distribución de sus funciones. Se lanzó también una nueva versión deportiva: el Peugeot 206 RC. Esta nuevo modelo equipaba el mismo motor que el 206 GTi pero potenciado hasta los 177cv lo que le permitía a este pequeño urbano superar los 230 km/h. Estéticamente mantenía la discreción que caracterizaba también a la versión GTi del que sólo se distinguía por el alerón trasero más prominente y las llantas de 17”.

Posteriormente a esta actualización introdujeron las últimas novedades en la gama del Peugeot 206. Se sustituyó el motor 1.6 90cv por otro 1.4 16v con la misma potencia que se podía solicitar con cambio automático o manual y comenzó la comercialización de una versión diésel HDi con 1.560cc y 110cv que acabó por eclipsar al modelo 2.0 HDi 90cv. En lo que respecta a las posibilidades de equipamiento se lanzó el sistema RTi que agrupaba en un solo aparato el teléfono y el navegador por pictogramas.

En este momento el fabricante decidió comenzar la muerte programada del Peugeot 206. Lo primero que hizo fue eliminar los bloques de dos litros (excepto el modelo RC) y después realizar una fuerte campaña de promoción que volvió a disparar las ventas a niveles equiparables a los de los primeros años de vida. Esto motivó que Peugeot cancelase el proceso de reducción de la gama y que durante dos años, hasta 2006 cuando se presentó su sustituto, se siguiese ofreciendo la gama casi completa en cuanto a motorizaciones. Lo que sí se condensó fueron los niveles de acabado en distintas series limitadas muy equipadas y ofrecidas a un precio interesante.

En 2006, con la comercialización del Peugeot 207, Peugeot decidió reducir la oferta del Peugeot 206 a un único nivel de equipamiento básico disponible sólo con carrocería de cinco puertas y con los bloques 1.4 75cv y 1.4 HDi 70cv. Las carrocerías familiar y descatable se mantuvieron vigentes un año más hasta que fueron sustituidas por carrocerías equivalentes derivadas del Peugeot 207.

En 2009 el coche adopta un nuevo frontal e interior inspirados en el Peugeot 207 y recibe una nueva denominación (206+ ó 207 Compact, según mercados) con el que sería comercializado hasta el año 2011 cuando cesó totalmente su producción.

Del Peugeot 206 existió una versión tres volúmenes destinada a mercados emergentes de Asía, Europa oriental y Sudamérica que recibía el nombre de Peugeot 206 Sedán o Peugeot 207.

Al igual que había sucedido con el Peugeot 205, la competición fue también  muy importante en la historia este modelo. El Peugeot 206 WRC compitió entre 1999 y 2003 obteniendo dos campeonatos de conductor y tres de constructor, además de más de sesenta podios de los que veinticuatro fueron victorias.

El Peugeot 206 WRC equipaba el mismo motor de aluminio fundido a presión que el Peugeot 205 T16 pero potenciado hasta los 300cv, tracción integral, llantas de 18” y caja de cambios de seis velocidades que por problemas de fiabilidad fue sustituida por otra de cinco velocidades con posterioridad.

Para la temporada 2004 Peugeot-Sport decidió competir con un Peugeot 307 pero no consiguió revalidar ni uno sólo de los títulos obtenidos por el Peugeot 206 WRC.

 

 

Peugeot 205

Peugeot 207

Peugeot 208

Etiquetas:
Visitas: 12007
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches