Lunes - 28.Septiembre.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Audi A3: historia y antecedentes - 1 de 3: Audi A3 8L

Por Miguel Galán

Haciendo un resumen (muy) rápido de la historia de la marca Audi puedo decir que todo comenzó cuando en 1899 August Horch cuando se fundó en Alemania la empresa Horch, que lanzó su primer vehículo en 1901. Años más tarde el fundador abandonó su propia empresa y fundó August Horch & Cie MotorWagenWeke AG aunque por motivos legales no pudo nunca usar ese nombre y decició llamarla Audi, que es la traducción al latín de la palabra “horch”.

Tras la crisis de 1929 las marchas Horch y Audi, junto a DKW y Wanderer, se fusionaron para crear Auto Unión AG bajo el símbolo de los cuatro aros.

Para evitar competencias y posibles problemas internos cada marca se dedicó a fabricar una determinada categoría de vehículos (no como pasa ahora con VAG). De esta forma Audi se centró en la fabricación de vehículos de lujo pero siempre de de gama media.

Una vez estalló la segunda guerra mundial todas las empresas del grupo se dedicaban en exclusiva a la fabricación de vehículos militares por lo que terminada la guerra, sin un tejido industrial apropiado por haberse quedado en la zona de influencia soviética, la empresa tuvo que cerrar sus puestas debido a las dificultades económicas, dándose de baja del registro mercantil en 1948. Sin embargo, un año más tarde, gracias a la ayuda del plan Marshall y al gobierno de Baviera, la empresa volvió a la actividad empresarial bajo el nombre de Auto Unión GmbH. Esta empresa estaba totalmente politizada hasta que en 1958 fue adquirida por Daimler-Benz AG (sí, Mercedes había comprado Audi), pero el hecho de que la dirección de Auto Unión GmbH fuera tan politizada, sin personal específicamente cualificado en su dirección no hizo más que aumentar sus pérdidas y entre 1964 y 1966 el grupo fue íntegramente vendido a Volkswagen.

En este punto considero importante indicar que la empresa Volkswagen estaba mucho más politizada que Auto Unión GmbH. Fundada en 1937 por el gobierno de Adolf Hitler, tras la segunda guerra mundial fue el gobierno inglés quien se hizo cargo de la factoría y quien decidió la reanudación de la fabricación del Volkswagen Beetle hasta que en 1948 el gobierno británico entregó la fábrica al gobierno alemán, que mantuvo la propiedad absoluta hasta que en 1960 decidió realizar una emisión de acciones no menos “interesada”.

Volviendo a la historia de Audi, una vez integrada en la órbita de Volkswagen, siguió manteniendo sus problemas económicos y de rentabilidad que se vieron incrementados tras la fusión de Auto Unión AG con NSU que obligó al grupo Volkswagen a hacer una fuete reconversión interna, deshaciéndose de las marcas que más perdidas generaban y proyectado una segmentación más clara entres sus productos, que dieron lugar al proyecto del Volkswagen Golf y del Audi 100, vehículos que claramente sanearon las arcas de ambas marcas y marcaron el inicio de una carrera meteórica hacia lo más alto del sector automotriz.

En un intento de diversificar la marca y aprovechar al máximo los recursos exigidos para el desarrollo de la primera generación del Volkswagen Golf, Audi decidió lanzar al mercado en 1974 el Audi 50. Este nuevo vehículo era prácticamente un Volkswagen Golf de dimensiones (y precio) recortadas lo que sirvió para gozar de una muy buena aceptación durante el primer año de vida porque en 1975 Volkswagen lo remarcó como Volkswagen Polo, más austero que el Audi pero también mucho más económico. Esto hizo que las ventas del Audi 50 bajaran en picado hasta que en 1978 se decidió cesar su fabricación. De esta forma Audi se volvió a centrar en modelos de lujo de gama media-alta hasta que casi veinte años después decidió volver a probar suerte en el segmento compacto con el Audi A3.

La primera generación del Audi A3 (8L) fue lanzada en 1996 sobre la base del Volkswagen Golf IV. Estéticamente mantenía las líneas maestras de otros modelos de Audi aunque destacaba la parrilla integrada en la defensa delantera. Era un coche con una línea de cintura elevada que le otorgaba una apariencia robusta a pesar de sus líneas bulbosas. El interior del Audi A3 8L destacaba por el diseño del salpicadero con un marcado desarrollo horizontal inspirado en las berlinas de la marca, de las que también copió unos elevados estándares de calidad.

En el momento de su lanzamiento comercial la oferta mecánica se centraba en un sólo modelo de gasóleo 1.9 TDI (1.896cc – 90cv) que en España nunca se ofreció y tres mecánicas de gasolina: 1.6 (1.595cc – 101cv), 1.8 (1.781cc – 125cv) y 1.8T (1.781cc – 150cv). Todos los modelos equipaban tracción delantera y cambio manual de cinco velocidades o automático de cuatro. Sólo el 1.8T podía equipar de forma opcional la tracción integral.

El Audi A3 8L fue el primer modelo de la marca en comercializarse con niveles de equipamiento designados por un nombre: Attraction (básico), Ambition (deportivo) y Ambiente (lujoso). Si intento hacer una analogía entre estos niveles de equipamiento y las denominaciones clásicas de los años 70 y 80 de la marca puedo decir que el acabado Attraction se correspondería con los acabados CC, el Ambition con el CS y el Ambiente con el CD.

En el año 1997 aparece el modelo 1.9 TDI potenciado hasta los 110cv (éste si llegó a España) y el 1.8T potenciado hasta los 180cv. En algunos mercados se ofreció una temporalmente una variante 1.9 TDI 115cv.

En 1999 aparecen las versiones con carrocería de cinco puertas y el explosivo S3 equipado con el motor 1.8T potenciado hasta los 210cv, tracción integral, cambio manual de seis velocidades y un discreto paquete aerodinámico tan deportivo como elegante en el que destacan las molduras y carcasas de los retrovisores en color satinado. Este Audi S3 roza los 240km/h y es capaz de acelerar de 0 a 100km/h en menos de siete segundos. Por desgracia se convierte en el Audi A3 8L con el consumo medio más elevado: homologa unos aceptables 9,2 l/100km pero en conducción deportiva es difícil hacerlo bajar de 15 l/100km.

En el año 2000 el Audi A3 8L recibe una leve actualización estética que no afecta para nada a las líneas maestras del vehículo. Estéticamente sólo se percibe por la nueva distribución interna de los fatos y los pilotos, las llantas y los paragolpes. Sí son más importantes las modificaciones funcionales como un nuevo cambio automático de cinco velocidades, los dos retrovisores exteriores del mismo tamaño o el incremento en los dispositivos de seguridad pasiva.

La oferta mecánica se modificó ligeramente. El 1.6 pasó de 101 a 102cv y el par motor pasó de 145 a 148Nm. Estas variaciones son inapreciables para cualquier persona por experta que sea. Lo que si era apreciable es que con este cambio se redujo el consumo de 7,6 a 6,8 l/100km. El S3 aumentó su potencia de 210 a 225cv aunque en este caso el consumo homologado pasó de 9,2 a 9,3 l/100km. Por desgracia, el consumo en conducción diaria sin mucha preocupación por la economía siguió igual de disparatado.

Las mecánicas de gasóleo mejoraron sus cifras de potencia y pasaron a ofrecer 100 y 130cv. Éste último con cambio manual de seis velocidades o automático de cinco, y tracción delantera o tracción total.

Estas modificaciones permitieron al Audi A3 mantenerse sin más variaciones hasta que en el año 2003 fue sustituido en Europa por el Audi A3 8P. No obstante, en Brasil se mantuvo la fabricación del Audi A3 8L hasta 2006.

 

 

Puedes seguir leyendo otros capítulos:

2 de 3: Audi A3 8P

3 de 3: Audi A3 8V

Etiquetas:
Visitas: 17659
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Gestoría Online de Tráfico
Gestoria Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Gestoria Online de Tráfico