Domingo - 16.Febrero.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

BMW serie 3: historia y antecedentes - Capítulo 4: BMW E36

Por Miguel Galán

Lanzado en el año 1990 como sustituto de la serie E30, se puede decir que el BMW E36 fue la primera berlina “premium” de la casa alemana. Sin menospreciar en ningún momento a sus antecesores, en el desarrollo del proyecto E36 se tuvieron en cuenta los puntos negativos de series anteriores. Esto quiere decir que ya desde la fase de proyecto, iniciado a mediados de los años ochenta, se tuvo en cuenta la imperiosa necesidad de ampliar el espacio interior, reducir las cifras de consumo, mejorar la eficacia de los motores y garantizar el perfecto comportamiento del coche en todas circunstancias y todo tipo de asfaltos. Otro avance muy importante, el cuidado medioambiental, hizo que BMW se plantease el reto de que la serie E36 fuera reciclable en un mínimo del 80% al final de su vida útil.

La necesidad de mejorar el comportamiento del coche hizo que BMW desarrollase un nuevo tipo de suspensión trasera Z-Link que presentó al público como una de las novedades  que un prototipo con carrocería descapotable. Este prototipo tuvo tanta y tan buena crítica por parte del público que BMW decidió la fabricación en una pequeña serie de este roadster al que llamó BMW Z1.

Dejando de lado esta curiosidad sobre este original roadster, el BMW E36 se presentó finalmente en octubre de 1990 en Le Circuit de Miramas, en el departamento francés de Provence-Alpes-Côte d’Azur.

En el momento de su presentación lo que más llamó la atención de esta nueva berlina media fue la ruptura estética con las series anteriores con el estreno de un nuevo lenguaje estético que más tarde inspiraría el diseño de los BMW más grandes.

El nuevo BMW E36 presentaba una marcada línea en cuña ascendente que rompía con el marcado paralelismo entre suelo, cintura y techo que había marcado el diseño de sus antecesores. Los paragolpes estaban integrados en la carrocería e incorporaban los faldones. Los proyectores anteriores estaban bajo una cubierta y los pilotos tenían un desarrollo cuadrado que delimitaba la tapa del maletero, que por primera vez en una berlina compacta del BMW llegaba hasta la altura de la defensa trasera, lo que facilitaba las operaciones de carga y descarga. En líneas generales el coche destacaba por la continuidad y fluidez de sus líneas que permitieron bajar el coeficiente aerodinámico hasta 0,29.

A pesar de todas estas novedades, lo que más gustó al gran público es que el BMW E36 contaba, el menos en el momento de su lanzamiento, con una única arquitectura de cuatro puertas mucho más versátil que las anteriores. Era la primera vez que una berlina media se presentaba con esta concepción de berlina media clásica y fue un detalle que colaboró con el éxito de esta serie.

El interior del BMW E36 estaba presidido por un nuevo salpicadero de impecable realización y con unos niveles de ajustes muy superiores a los de la serie E30. El diseño general de este salpicadero era identificable como BMW pero se caracterizo por la suavidad en sus líneas y por la terminación redondeada de la parte consola central que, orientada hacia el conductor, asumía gran protagonismo en el diseño general del habitáculo. En cualquier caso la presentación era sobria.

A pesar de que sobre el papel todo eran ventajas no tardaron en surgir las primeras críticas al modelo. De una forma objetiva no agradó mucho que a pesar del incremento generalizado en las dimensiones exteriores del BMW E36 respecto al serie E30 el habitáculo sólo hubiera beneficiado de 3,8 centímetro en su cota de confort (distancia entre los pedales y el respaldo trasero). Esto hacía que el coche siguiera adoleciendo de un habitáculo pequeño en relación con la competencia, defecto que acentuaba la presencia del voluminoso túnel central. De hecho, gran parte del incremento de longitud total del vehículo fueron destinadas a la incorporación de distintas medidas de seguridad pasiva.

Quizás motivado por la falta de defectos más graves, se criticó también la pobre presentación de los paragolpes pintados en negros en gran parte de los modelos, “defecto” este que se corrigió más tarde con la incorporación de paragolpes pintados en el color de la carrocería.

Los bloques motrices elegidos para el lanzamiento comercial del E36 fueron tomados de la anterior generación del BMW 3 de gasolina aunque convenientemente actualizados y equipados con convertidor catalítico. El modelo más básico, el 316i contaba con motor 1.596cc – 100cv, el 318i con el 1.796cc – 113cv, el 320i con el 1.991cc – 150cv y el 325i con el 2.494cc – 192cv. Todas las motorizaciones equipaban cambio manual de cinco velocidades aunque de forma opcional había disponibles dos cajas automáticas: una de cuatro velocidades para los modelos equipados con motores de cuatro cilindros y otra de cinco velocidades reservada en exclusiva para los modelos equipados con bloques de seis cilindros. Al igual que su antecesor, el BMW E36 se podía elegir con tracción posterior o con tracción integral, ofrecida con posterioridad.

A nivel de bastidor, el nuevo BMW serie E36 contaba con dos sistemas de frenado: los modelos de cuatro cilindros tenían frenos delanteros de disco y traseros de tambor y los modelos con bloque de seis cilindros equipaban frenos de disco en las cuatro ruedas. En cualquier caso el sistema antibloqueo de freno era de serie. Lo que no fue equipo básico era la dirección asistida, ya que en el momento de su lanzamiento el modelo de acceso 316i no contaba con ella, aunque la presión del mercado hizo que en breve se ofreciera de modo opcional o incluso de serie, siempre según mercado.

Un punto débil del BMW E36 era la escasa dotación de serie. Ya fuera en comparación con la competencia o analizado de forma objetiva de acuerdo con el precio de salida había ciertas lagunas en el equipamiento de serie que eran motivo de crítica: en la mayor parte de los mercados europeos el aire acondicionado con recirculación, los elevalunas traseros eléctricos o simplemente la regulación en altura de la columna de dirección eran elementos opcionales disponibles sólo para los modelos de seis cilindros.

En 1991 apareció el primer integrante de la gama con motor de gasóleo: el 325td. Estaba dotado de un bloque de seis cilindros en línea con 2.498cc y 116cv. A pesar de contar con un motor de seis cilindros, el equipamiento de serie se corresponde con el de los modelos equipados con motor de cuatro cilindros.

En 1992 aparece la versión cupé con el nombre de BMW serie E36/2. Mantiene una estética muy similar a la versión de cuatro puertas y hereda de sus antecesores la discreción de sus líneas (y la escasa habitabilidad trasera). Esta carrocería sería la encargada de estrenar un nuevo motor 1.8 con doble árbol de levas capaz de aumentar su potencia hasta los 140cv. A su vez, los motores de seis cilindros reciben el sistema VANOS de distribución variable que permite una regulación constantemente variable de la apertura y cierre de las válvulas de admisión. A finales del año 1993 aparece la versión más deportiva BMW M3 con un motor de seis cilindros de tres litros de capacidad y 286cv.

Esta carrocería cupé, en contra de lo que pudiera parecer, tenía muy pocos elementos en común con la carrocería berlina de cuatro puertas y contaba con un diseño totalmente nuevo. Además del “detalle” de que sólo tenía dos puertas laterales, la inclinación de los pilares A (delantero) y C (trasero) era mucho más acentuada, la altura del techo estaba ligeramente reducida y las puertas no tenían marco. El interior mantenía una homologación para cinco plazas aunque sólo cuatro podían viajar con comodidad siempre que los pasajeros delanteros no retrasaran mucho sus asientos.

En 1993 se introdujo la versión descapotable E36/2C derivado directamente de la carrocería cupé E36/2. Este descapotable contaba con una capota de lona ejemplarmente realizada en términos de calidad, resistencia y manejo. Aunque las operaciones de la capota debían realizarse a mano había un mecanismo eléctrico opcional que operaba en parado o con una velocidad inferior a 5km/h.

A pesar de derivar del modelo cupé, el descapotable E36/2C tenía un suplemento de peso de casi 120kg en relación a la carrocería cerrada debido a los refuerzos aplicados al chasis para mantener unos niveles de rigidez estructural de alto nivel y la inclusión de elementos de seguridad inéditos como el arco de seguridad automático situado detrás de los apoyacabezas traseros. El BMW E36/2C estaba homologado para cuatro plazas y tanto el espacio para los ocupantes posteriores como de capacidad de maletero eran significativamente inferiores respecto al cupé.

En el momento de su lanzamiento comercial sólo se contempló el 325i Cabrio, pero de forma gradual se fueron añadiendo motorizaciones a la oferta, incluido el tres litros del BMW M3.

Novedades también del año 1993 fue la comercialización de las versiones 325tds capaces de alcanzar los 143cv. El bloque motor era básicamente el mismo que equipaba el 325td al que se había añadido un intercambiador de calor. También comenzó la comercialización del 318is con carrocería de cuatro puertas y los motores de cuatro cilindros de los 316i y 318i recibieron pequeñas mejoras encaminadas a reducir consumo y mejorar el agrado de conducción.

A lo largo del año 1994 se presentaron dos novedades de gran importancia en la gama del E36. Por un lado comenzó la comercialización del modelo familiar Touring y por otro lado apareció la versión 318tds con un motor 1.7 de 1.665cc y 90cv. Si bien el nuevo bloque de gasóleo se convirtió en una de las versiones más demandas a nivel europeo la carrocería familiar del BME E36 no alcanzó las previsiones de venta en muchos países.

También en 1994 se presento el BMW 3 Compact como un derivado de la serie E36 con carrocería de tres puertas y sólo 4,21m. Esta nueva carrocería contaba con muchos elementos heredados de la anterior serie E30 como los esquemas de suspensión o mismamente el salpicadero. La oferta mecánica inicial disponible se centraba en el bloque 1.596cc - 102cv, aunque posteriormente se le introdujeron los bloques 318ti y 318tds. Aunque la idea era buena, no tuvo el éxito esperado en ningún mercado.

A lo largo del año 1995 se introdujo una leve actualización estética que modifico de forma muy discreta la estética del BMW E36 y entre las que cabe destacar el ahumado de los intermitentes, el nuevo diseño de los paragolpes o los nuevos tapizados. Más importante fue la incorporación de la doble bolsa de aire delantera (airbag) como equipo de serie en todos los modelos.

Esta remodelación sirvió para sustituir el bloque motor de los 325i por otro con 2.793cc y 192cv que daría vida a las versiones 328i. Aunque la potencia era la misma, el aumento en la cifra de par motor hacía que aumentase el agrado de conducción y que el motor tuviera más fuerza para acelerar desde regímenes bajos de revoluciones. Esto no significó el cese de la producción del motor de 2.494cc sino que comenzó a ofrecerse una versión “descafeinada” a 170cv para cubrir el hueco existente entre los 320i y los 328i. Recibió el nombre comercial de 323i.

A lo largo del año 1996 el más potente de la gama, el BMW M3, estrena un nuevo bloque de 3.2l y 321cv y los 318is comienzan a usar el bloque 1.9 que había estrenado el BMW Z4 E85.

Estos cambios permitieron al BMW E36 mantenerse vigente hasta que en 1998 fuera sustituido por el BMW E46 de forma gradual. La serie E36 desapareció totalmente en el año 2000 cuando el BMW 3 Compact fue sustituido por su homologo derivado de la serie E46.

 

 

Otros capítulos del artículo:

BMW Serie 02

BMW E21

BMW E30

BMW E46

BMW E90

BMW F30

Etiquetas: BMW 3, BMW M3, BMW Serie 3
Visitas: 17543
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches