Domingo - 23.Febrero.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Honda Civic: historia y antecedentes - 4 de 9: cuarta generación

Por Miguel Galán

La cuarta generación del Honda Civic se presentó en 1987. Su continuidad estética y el poco conocimiento de este modelo en tierras europeas hizo que muchos lo tratasen más como una profunda actualización que como un modelo totalmente nuevo. En cualquier caso, esta nueva generación estrenó un nuevo bastidor con 10 centímetros más de batalla respecto a la tercera generación. Su longitud total creció también 16 centímetros hasta alcanzar los 3,97m, lo que permitió al Honda Civic saltar del segmento de los urbanos al de los compactos.

La carrocería de esta cuarta generación mantuvo las líneas maestras de la generación anterior pero suavizó las formas de todos los vértices y de todos los elementos decorativos o funcionales como las ventanillas, los pilotos, los faros… Sin embargo el cambio más importante (y a la vez discreto) fue el abandono de la horizontabilidad de sus líneas gracias al efecto visual que generaba la forma trapezoidal de su ventanilla lateral trasera: una marcada elevación de la línea cintura acompañada de una leve caída hacia atrás de la línea de techo. Otra característica de su estética fue la baja altura del capó delantero.

En algunas literaturas añaden la segunda generación del modelo CR-X como un modelo perteneciente a la cuarta generación del Honda Civic. Cierto es que el Honda CR-X II aparecido en el año 1988 tenía un parecido más que razonable con el Honda Civic IV, mucho más similares incluso que los Honda CRX I y el Honda Civic III, pero esto debido a un intento del fabricante nipón de homogeneizar la estética de sus modelos. En cualquier caso los Civic y los CRX compartían bastidor, motores y salpicadero pero no elementos de la carrocería.

Con la incorporación de España a la comunidad económica europea y el inicio de la fabricación de los primeros Honda en su fábrica inglesa de Swindon permitieron que los Honda comenzasen su andadura comercial en nuestro país (inicialmente sólo se comercializaban de forma oficial en Canarias). Se creó una red de concesionarios que comenzaron a vender el Civic, el CR-X, el Accord y el Prelude.

En todos los casos la oferta de motorizaciones y equipamientos fue escasa en relación a su competencia. Incluso la oferta de colores de carrocería disponibles se limitaba en el mejor de los casos a cuatro (rojo, blanco, negro y gris o azul). En el caso del Honda Civic, las primeras unidades comercializadas estaba disponible en una sóla versión “1300” dotada de un motor 1.3 de doble carburador (posteriormente aumentaría su capacidad hasta convertirse en un 1.4) y el 1.5i dotado de inyección electrónica.

El equipamiento de serie era bastante básico en el modelo 1300 pero muy rico en el 1.5i que contaba con elementos como los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado o los espejos retrovisores térmicos como equipo de serie. Lo que sí era curioso era que el aire acondicionado era una “opción de concesionario”. Esto quiere decir que todos los vehículos salían de fábrica sin aire acondicionado y era el propio concesionario oficial el que montaba ese sistema para aquellos clientes que así lo solicitaban. Sobra decir que la complejidad de esta intervención fue fuente de muchas quejas entre los clientes.

Ya en los albores de los años 90 se lanzaron las conocidas versiones con motor de 1.590cc con doble árbol de levas en cabeza y 130cv a 6.800rpm (122cv en versiones catalizadas) y fácilmente reconocibles por sus llantas de aleación ligera, por sus anagramas traseros “V-TEC” y porque en muchos mercados europeos equipaban de serie el techo solar metálico. Por cierto que este mismo motor fue usado Rover 216 / 416 GTi. Esto es debido a que los Rover R8 eran las versiones inglesas del Honda Concerto, sucesor de los Honda Ballade y Honda Quint que, como ya he comentado, aparecieron en el mercado cuando Honda decidió sustituir la segunda generación del Honda Civic por toda una familia de modelos compactos con identidad propia.

En el año 1990 comenzó en la mayor parte de los mercados europeos del modelo más deportivo, el 1.6 VTi V-TEC. Con una cilindrada de sólo 1.595cc era capaz de ofrecer 150cv a 7.800rpm. Estas cifras podían ser muy atractivas comercialmente pero sin embargo el comportamiento de este coche no era muy agradable porque la cifra de par era más bien discreta (150Nm) y se entregaba a un régimen de revoluciones muy elevado (7.100rpm). Por poner un ejemplo práctico, un Honda Civic 1.8 actual ofrece 141cv a 6.500rpm y un par máximo de 174Nm a 4.300Nm.

En mercados como el americano, donde la oferta de motores era totalmente distinta, se vendieron los Civic Sedan o los Civic Shuttle. En realidad se trababa de otros modelos compactos de Honda que aprovechaban el tirón comercial del nombre “Civic” para mejorar su penetración en el mercado.

La cuarta generación del Honda Civic estuvo en el mercado hasta que en el año 1991 fue sustituida por la quinta generación.

 

 

Otros capítulos del artículo:

Civic I

Civic II

Civic III

Civic V

Civic VI

Civic VII

Civic VIII

Civic IX

Etiquetas: Honda Civic
Visitas: 6608
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Nuevo buscador de coches