Sábado - 05.Diciembre.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Renault Clio: historia y antecedentes - 3-8: Renault 5 II

Por Miguel Galán

La segunda generación del Renault 5, conocida por el nombre de SúperCinco, se lanzó al mercado en 1984 para sustituir en Europa a la primera generación de este exitoso urbano. Mantuvo una estética que lo identificaba claramente como un Renault 5 a pesar de que todo en él era nuevo. Esta evocación a la primera generación del Renault 5 convirtió al SúperCinco de nuevo en todo un súper ventas y entre 1986 y 1989 fue el coche más vendido en Francia superando incluso al exitoso Peugeot 205. Mantuvo también unas medidas parecidas a las del modelo precedente: la carrocería de tres puertas medía 3,59m y la de cinco puertas, lanzada unos meses después, alcanzó los 3,65m debido a los seis centímetros suplementarios de batalla.

Todo lo demás en el SúperCinco era nuevo. Empezando por el bastidor, éste era una evolución recortada del que habían estrenado los Renault 9/11, lo que le dio una mayor amplitud interior y una mayor calidad de rodadura respecto al modelo precedente. El interior también fue totalmente renovado de acuerdo con los estándares de diseño de Renault, con un salpicadero de desarrollo horizontal inspirado en de los Renault 9/11, que recorría todo el ancho del coche y que integraba en la parte central los mandos de la calefacción interior, el cenicero y la radio (en los Renault 9/11 estos mandos estaban a la derecha del cuadro de mandos).

La oferta mecánica se articuló en torno a bloques de cuatro cilindros que iban desde el 1.0 de 45cv hasta el 1.4 Turbo con 120cv que dio vida al modelo GT Turbo. Algunos de los bloques motrices contaban con más de 20 años de historia motorizando distintos modelos Renault y fueron criticados por su elevado nivel sonoro en regímenes altos aunque cumplían con su cometido perfectamente, se mostraban muy fiables y permitían que el precio de salida del Renault SúperCinco fuera más competitivo que el de la competencia.

Este coche ya se ofreció al mercado desde el primer momento con infinitud de series especiales o limitadas que multiplicaron su oferta a ojos del consumidor aunque en realidad se tratasen del mismo coche, con el mismo equipamiento y la misma oferta mecánica pero con distinto nombre. Eso también hace imposible la correlación de los niveles de acabado entre los distintos países en los que se fabricó (Francia, España, Portugal, Eslovenia, Bélgica y Venezuela).

El nuevo SúperCinco superó a su antecesor en todos los aspectos mesurables pero no lo pudo hacer en cuanto a la mitificación que el modelo anterior había tenido. Triunfó porque era un coche bien hecho, barato de adquirir y mantener y muy versátil, pero no era el “Dios Renault 5” que sí había sido el anterior en países como Francia. Se puede decir que el Renault SúperCinco dejó de ser un ícono para convertirse en un utilitario. Conviene aclarar que en francés, el coche es femenino (la voiture) y el Renault 5 había sido llamado Déesse Renault por un juego de palabras similar al que usaba Citroën en los modelos DS.

La importancia comercial de este nuevo vehículo y la importancia que el gobierno francés daba a la industria automotriz (por aquel entonces) permitieron que la presentación oficial del Renault SúperCinco se realizase en septiembre de 1994 en el propio Palais de l’Élysée y con la presencia del primer ministro François Mitterrand, aunque la presentación comercial se realizó en el salón del automóvil de Paris en el mes de octubre.

En una primera etapa de lanzamiento se comercializaron las versiones atmosféricas con cambio manual de cuatro o cinco velocidades y un abanico de potencias que oscilaba entre los 45 y los 75cv.

En 1985 apareció la mecánica diésel 1.6 con 55cv, el cambio automático disponible con el motor 1.4 y 65 ó 75cv (según mercado) y la nueva versión GT Turbo con motor de 115cv.

Durante los años 1986 y 1987 Renault reconfiguró completamente la gama del SúperCinco. Para empezar en la mayoría de los mercados (no en España) se modificó la nomenclatura tradicional de los distintos niveles de equipamiento de Renault, el modelo GT Turbo recibe cinco caballos adicionales que elevan su potencia hasta los 120cv y aparece una nueva mecánica con 1.721cc y 90cv ligado a un nuevo equipamiento deportivo llamado GTX.

Posteriormente a todas estas modificaciones, Renault se atrevió con el lanzamiento del Renault 5 Baccara como máxima expresión de lujo en el segmento de los vehículos urbanos. Entre su equipamiento contaba con asientos deportivos tapizados en cuero natural color tabaco, aire acondicionado, bolsa portatrajes debajo de la bandeja del maletero y equipo de radio con ecualizador manual heredado directamente del Renault 25. Estaba disponible en tres colores metalizados (gris, marrón y verde) y su precio triplicaba al de las versiones más básicas y se equipaba al de todo un Renault 21.

Los años posteriores estuvieron marcados por el declive comercial del Renault 5 que básicamente se vendía en versiones básicas remarcadas como series limitadas, como las conocidas Campus, Triana, FM, Five… A partir de 1990, con el lanzamiento del Renault Clio, se acentúa este declive y en la mayor parte de los mercados finaliza su vida comercial en 1993. No obstante, se mantiene en producción hasta 1996 en Eslovaquia para suministrar a los mercados emergentes.

El definitiva se puede afirmar que el Renault SúperCinco fue un buen producto con la salvedad de su vetusta oferta mecánica. La diferencia de éste con su antecesor, el Renault 5 de primera generación, fue su momento comercial. Mientras que el Renault 5 tuvo una vida comercial útil entre 1972 y 1984 con relativamente pocos competidores, el SúperCinco tuvo una comercialización completa limitada a cinco años (entre 1985 y 1990). Digo esto porque en la segunda mitad de los años 80 casi todas las marcas europeas contaban con un producto similar para competir con el SúperCinco. Además, tanto el lanzamiento en 1990 del Renault Clio como en 1993 del Renault Twingo supusieron para el SúperCinco encontrar dura y moderna competencia en su propia casa.

Como curiosidad esta generación contó con un derivado industrial llamado Renault Express.

 

Parte 1 de 8: Renault 5 I

Parte 2 de 8: Renault Siete / 7

Parte 4 de 8: Renault Clio I

Parte 5 de 8: Renault Clio II

Parte 6 de 8: Renault Clio III

Parte 7 de 8: Renault Clio IV

Parte 8 de 8: Renault 5 / Clio en competición

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Gestoría Online de Tráfico
Gestoria Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Gestoria Online de Tráfico